corral benuzzi

Pablo Benito – El Intendente santafesino, que tardó 10 años en obtener su título aunque jamás ejerció en la actividad privada, hace “agua” en materia de derecho, lo que cuál no sería reprochable de no ser que esa ignorancia puede llevar al municipio a conflictos jurídicos futuros que afectan los intereses del Estado municipal. Ocurre que, en razón de la titularidad de los terrenos del Parque Alberdi, el Intendente, de manera liviana e irresponsable, declara que “el municipio hace las cosas bien. La Ley Orgánica de Municipalidades dice que todas las plazas, paseos y calles son de los municipios”. Pero la realidad indica que la legislatura provincial, a través de la ley Nº 5509 del 27 de octubre de 1961, “desafecta del dominio público… a los fines de vender dicho terreno con la exclusiva finalidad de que en él se construya un hotel de turismo” una fracción de lo que hoy conocemos como “Parque Alberdi” (103, 92 m de frente por 24,01) a partir de lo cual el citado inmueble pasa a constituirse en un bien público de dominio privado. Esto significa que el cambio de titularidad del mismo debe darse a partir de una venta o bien derogando la ley que desafecta las tierras del dominio público. Sea como declara Corral, en el vespertino, “buscarle el pelo a la sopa” o sea encontrar la mosca en el huevo, es imprecisa su apreciación toda vez que existen dos tipos de bienes del Estado : 1) Los de dominio público (ej. Plazas, reservorios, calles, etc) o 2) Bienes del Estado de dominio privado (lotes sin uso público que pueden ser vendidos)  que se trasmite como cualquier particular puede hacerlo con su casa. Es decir que una vez desafectado como bien público, un bien del Estado de dominio privado solo puede ser transferido mediante la venta o bien a partir de la derogación de  la ley que lo transformó en privado (en este caso la Ley 5509/61):

Con lo que el trabajo práctico realizado por el “estudiante Corral” en donde afirma que la Ley Orgánica de Municipalidades puede ser aplicada al caso del terreno provincial privado, podría ser puntuado con un APLAZADO.

Cabe agregar que la Ley Orgánica de Municipalidades, designa a las mismas como responsables de las plazas, pero eso no implica que puedan darle o agregarle otros usos, en especial cuando el Código Civil prohíbe separar la propiedad superficiaria de la subterránea.

En razón de esto, que puede resultar tedioso para el lector, podemos afirmar que si la situación planteada por el Intendente ya era irregular, hoy podemos hablar de una ILEGALIDAD manifiesta en la intromisión del municipio en un terreno provincial de carácter privado, como así también resulta contrario a una norma superior (Código Civil) la utilización de espacios públicos para fines no habilitados por la Ley mencionada por el “mal estudiante”, José Corral.
Más allá de las “orejas de burro” y la reprobación de su examen, el Intendente ha cometido un delito, que le otorga la calidad de “OCUPA” a él y al municipio tal como el “abogado” había osado llamar, vía tuit, a los asambleístas.
Es tan clara la norma y tan torpe y temerario el accionar jurídico del Intendente que no queda más que esperar que los controles del Estado funcione para evitar la comisión de un delito de intangibles daños para el municipio tal como está planteado el publicitado “Parking Alberdi”

 

 

Ley N° 5509

 

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA SANCIONA CON FUERZA DE

 

LEY

 

 

ARTÍCULO 1°.- Desaféctase del dominio público una fracción de terreno de 2.499,84 mts.2 de superficie aproximada, fracción comprendida entre las letras A, B, C Y D del plano topográfico con las siguientes medidas: Línea A. B.: 103,92 mts., Línea B. C. 24 mts.; Línea C. D.: 104,40 mts. y Línea A. D.: 24,01 mts., fracción que linda por el Norte, con mas terreno del parque Alberdi; por el Sur, con la cortada Falucho; por el Este, con la Avenida 27 de Febrero y por el Oeste con la Avenida Rivadavia.

 

ARTÍCULO 2°.- Facúltase al Poder Ejecutivo para vender dicho terreno con la exclusiva finalidad de que en él se construya un hotel de turismo, por el precio que determina la Junta Central de Valuación.

 

Podrá otorgar para su pago un plazo no mayor de diez años con un interés no inferior al 8% anual, el que no correrá durante el tiempo que dure la construcción y hasta un máximo de tres años.

 

ARTÍCULO 3°.- Facúltase el Poder Ejecutivo a eximir, por el termino de 10 años, de todo impuesto provincial vigente o a crearse, a todo lo referido con la construcción, habilitación y funcionamiento del gran hotel de turismo a construirse en la ciudad de Santa Fe.

 

ARTÍCULO 4°.- Autorízase asimismo al Poder Ejecutivo para convenir la reserva y utilización de locales en el Hotel de Turismo a construir, para ser destinado al turismo educacional y social.

 

ARTÍCULO 5º.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

 

Dada en la Sala de Sesiones, en Santa Fe, a los 27 días del mes de Octubre de 1961.