teresa rutaPablo Benito- Fue ayer en la siesta cuando centenares de vecinos de la ciudad partieron desde el Parque Alberdi a recorrer Santa Fe. Pero lleva más de un mes, la Asamblea Ciudadana en Defensa de lo Público, despertando y molestando el “tranquilo” descanso de los vecinos convocándolos a defender lo que no es de nadie, lo que es de todos. Y no hay Juez, ni Guardia patotera de la “urbanidad”, ni mundial que los haga callar. No hay saturación propagandística oficial que le ponga un manto gris a semejante estallido de color. Es que ellos no lo entienden y aquellos tampoco, que no se trata de una Plaza de un Parque, se trata de frenar la ambición voraz del Circulo Rojo que avanza en un saqueo monumental consolidando la manipulación urbana apropiándose no sólo de los espacios públicos sino también de la política público. Privatizan lo que les puede redundar en millones y olvidan, en los barrios, lo que puede inundar a miles.

Y ahí partieron esos “Ocupas”, tal como los tildo “democráticamente” Corral, a llenar de color la ciudad, y a encontrarse con los demás vecinos, con el sólo financiamiento del cuerpo y la palabra que la Ciudad está en peligro como Ciudad cuando no se respeta, siquiera, una plaza.
Y el secreto de tanta alegría, a pesar de los reveses, es que un Intendente y sus jefes empresariales, nos dieron la oportunidad de la indignación y el espacio de encuentro con los parecidos, los que nos parecemos en el accionar aunque nos diferenciemos en banderas pasadas, presentes o futuras.
Ellos, los que tienen el sartén por el mango, no lo pueden entender porque la vida es eso que les pasa mientras idean planes ególatras maquiavélicos y esa euforia de creer  “ganar”  porque un juez les dijo “si, siga privatizando lo que es de todos”. Triunfo vergonzoso el de comprar al árbitro, toda vez que avanza la concepción de la servilleta menemista de copar la Justicia  plagandola de soldados de la patota universitaria para, incorporando los mojones de impunidad a un proyecto de poder que no es ni radical, ni socialista, ni peronista, es un proyecto empresario manejado desde esa gran inmobiliaria, con escribanía, abogados, contadores y fuerza de choque incluida, que conforman el ejército de saqueo de la ciudad.
Lo que antes fue un “terrorismo de Estado” hoy y, quede claro, salvando las enormes distancias se ha transformado en un vergonzoso “saqueo de Estado”.
Creyeron que era una Plaza, con sus árboles y patrimonio arquitectónico. Y sí, lo es, pero más es la idea de impedir que las ambiciones del Círculo Rojo, patricio y de nuevos ricos ex pelagatos, nos arrebaten la ciudad. Si avanzan, mañana tendremos que pagar  hasta por el aire que respiramos. Para ellos es una cuestión de plata, para nosotros es una gestión de amor y compromiso con el otro, compromiso que con errores prácticos, ocasionales y hasta discusiones febriles, culmina siendo un compromiso sin fecha de vencimiento, porque siempre habrá un motivo para pelear por la felicidad colectiva que, generalmente, colisiona con un sistema y modelo que es corrupto en sus formas, porque es miserable en sus intereses.

Por mil caravanas, por cientos de crayones pintando la ciudad, por decenas de tambores despertando a la ciudad entera. Urge. porque no podemos permitir que nos duerman para siempre.caravanaq