000la voz del pueblo

Pablo Benito – En la última Bienal de Arte Joven, los jóvenes músicos del grupo rapero “La Voz del Pueblo”, resultaron galardonados por el jurado y el voto del público como mejor grupo de música del certamen. Uno de los estímulos promovidos por la UNL para los ganadores era la contratación para participar del Festival “Primavera Rock”, el 21 de septiembre. Inesperadamente y sin razones coherentes, la organización decidió privar a los jóvenes de este derecho adquirido en el escenario. En una clara humillación a la inteligencia de los músicos las autoridades de la Universidad Pública esgrimieron el argumento de que el Festival era sólo para grupos de rock, a pesar de que participaran grupos de hip hop y graffiteros, luego arguyeron que no les cerraba el presupuesto para luego, para terminar con el máximo descaro de fundamentar la discriminación de los muchachos de Alto Verde en que “no podían contratar menores”… Claro está si no fuese “Bienal de Arte Joven”, algún sentido tendría el argumento. No obstante “La voz del Pueblo” está integrado por mayores de edad y la banda la componen tres menores más que cuentan con la autorización de sus padres. (Escuchá la letra que parece escrita para la ocasión AQUÌ)

“Alto Verde sos el ojo de la tormenta
Nos tildan a todos de gente violenta
no se me equivoquen que acá hay gente honesta
Somos víctimas al igual que ustedes
lo que sucedió con esa niña
es pan de cada día”.

Por supuesto que esta decisión no puede quedar así como si nada, se trata de fondos públicos, de una Universidad Pública y Gratuita, la UNL, que organiza el evento y que perpetra una verdadera estafa a los jóvenes que confían en la casa de Altos Estudios a la hora de sacrificar tiempo, deseo, ilusiones y recursos para participar del certamen ampliamente propagandizado como “extensión universitaria” que culmina cerrando la puerta, merecidamente abierta con talento por estos jóvenes que representan a miles de chicos a los que la Universidad, por distintas razones sociales y económicas, le está negada.

Esta negativa y el engaño, es más grave si se entiende que, la misma, se funda en una política deliberada o un desinterés por los vínculos de confianza de una Universidad para con los jóvenes. Sea cual fuera la razón es, además de triste, repudiable y merece el repudio total y absoluto de todos aquellos que vimos y oímos en “La voz del Pueblo” la vía para que los pibes de los barrios marginados luchen para llevar un mensaje de esperanza, solidaridad y oponen amor y creatividad a una realidad tan dura y violenta con la que conviven a diario en las zonas olvidadas de Santa Fe en donde el pueblo trabajador se enfrenta al flagelo de la droga y la violencia cara a cara y sin alarmas, rejas, ni seguridad privada.
“Ya no puedo callarme
me tengo que desahogar
la furia de las balas
tocó una vida más”.

¿Cómo se da a conocer laBienal de Arte Joven públicamente a través del mensaje institucional de la UNL? Asi:
“La Bienal de Arte es un evento que organiza la Secretaría de Cultura de la Universidad Nacional del Litoral y la Federación Universitaria del Litoral desde 1994. Este ciclo es concebido como un espacio abierto, pensado para la expresión y la participación de los jóvenes creadores de Santa Fe y la región. Conforme a la política cultural de la Secretaría, la Bienal pretende ser un espacio y un tiempo de encuentro entre las múltiples manifestaciones de la cultura que contiene una misma sociedad, a través no del consumo, sino de la apropiación subjetiva que promueve el intercambio participativo entre artistas, obras y público.”
Está a tiempo, la propia UNL, de rever esta verdadera estafa a la confianza de los miles de jóvenes que participaron, participan y participaran de un evento que de fomentar la cultura y el arte popular, termina desmoralizando innecesariamente el impulso transformador de este maravilloso grupo de jóvenes y talentosos músicos.