http://www.elsindical.com.ar/notas/var/www/html/notas/wp-content/uploads/2012/07/torturas-polic%C3%ADa-de-Salta.jpgPor Juan Ciucci – El Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos por parte de las policías y otras fuerzas de seguridad, con funciones convergentes en el espacio público, analiza casos en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires, particularmente el Conurbano Bonaerense. Y casos que la Procuración Penitenciaria releva por medio de sus Delegaciones en localidades de otras provincias del país. Se dio a conocer el Informe 2013 del Registro Nacional de Casos de Tortura y/o Malos Tratos. “Los malos tratos y torturas por parte de las fuerzas de seguridad en detenciones en la vía pública y durante el alojamiento en dependencias policiales se registran con recurrencia y regularidad”.

 

El registro es llevado adelante por el Grupo de Estudios sobre Sistema Penal y Derechos Humanos, la Comisión Provincial por la Memoria y la Procuración Penitenciaria de la Nación desde la Dirección de Protección de Derechos.

Los tres organismos han llevado adelante durante 3 años relevamientos en el marco del Registro, con diferentes instrumentos focalizados en la indagación en el espacio carcelario, donde además de casos de malos tratos y torturas ejercidos por personal penitenciario, se registraron casos en los que habían participado de los actos de violencia estatal de las fuerzas de seguridad-policías al momento de la aprehensión y/o en espacios de detención.

Todo lo cual les permitió “comprobar que el proceso de victimización producto del padecimiento de torturas tiene sus comienzos en los primeros contactos con la policía”, según dejan constancia en el informe. “Los malos tratos y las torturas por parte de las fuerzas de seguridad en aprehensiones, detenciones en la vía pública y durante el alojamiento en dependencias policiales se registran con recurrencia y regularidad en los casos de personas que han sido recientemente detenidas”, agregan.

Tanto en el ámbito federal – nacional como en el de la Provincia de Buenos Aires se realizaron relevamientos en comisarías, alcaidías penitenciarias y pabellones de ingreso a cárceles.  En el apartado sobre tortura y malos tratos policiales se realizaró  un análisis exploratorio a partir de 140 casos de víctimas de agresiones físicas relevadas por el RNCT en el ámbito de trabajo de la PPN y la CPM.

En las conclusiones del documento (tanto para fuerzas federales como provinciales), les permitió reconocer “hechos en los que se combinan distintos actos violentos con intervención de todos o casi todos los agentes presentes y que lesionan gravemente a las víctimas”. Asimismo se registran “otros tipos de tortura asociados y toda una serie de prácticas suplementarias que tienen como objeto la degradación y la sujeción de las personas detenidas”.

Aclaran que “se trata de prácticas que por su arbitrariedad y su crueldad no sólo generan una gran incertidumbre y producen un intenso dolor en las víctimas, sino que se presentan como inevitables, recurrentes y sistemáticas”.

Algunos de los testimonios remarcan que “la policía siempre te pega. Ni llegaron a esposarme y empezaron a pegarme piñas y patadas en la calle” o que “como siempre, te pegan de a varios, te pegan con todo”.

Al analizar el contexto en el que se producen estos hechos señalan “la gravosidad y brutalidad que presentan en las distintas circunstancias, así como la impunidad con la que cuentan los victimarios. Y en este sentido es importante dejar al menos señalado el papel central del poder judicial en la (re)producción de estas prácticas, cuando inhibe denuncias, no otorga protección a los denunciantes, no condena a los torturadores”.

 AGENCIA PACO URONDO