000 para portada

Pablo Benito – Carlos Alico y Genoveva Beyerdorsf, nunca respondieron penalmente por la ceguera ocasionada a Melina Distéfano, nacida el 3 de Julio de 1990 (ver caso). Es necesario decir, por más duro que resulte, que quizás Daiana (entre otras víctimas de neonatología y pediatría del Diagnóstico) hoy estaría con vida de haber actuado, la Justicia local, con responsabilidad e imparcialidad (ver caso). El juicio civil por daños y perjuicios contra el Diagnóstico, tuvo un proceso de 24 años a raíz que el Sanatorio entregó a la Justicia la historia clínica de la hermana melliza, Melisa y no la de la víctima. Médicos, forenses, abogados y jueces, al parecer, no percibieron este ardid a pesar de que, claramente, las intervenciones médicas realizadas a Melina no figuraban, siquiera, en la Historia Clínica. Cristina Distefano, madre de las mellizas, llevó su caso hasta las puertas mismas de Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema Nacional. Finalmente, en agosto de este año, la Justicia santafesina reconoció la mala praxis del Sanatorio y sus médicos. Todo parecía llegar a un final, un reposo a tanta lucha de los Distefano, pero no fue así. Las dilaciones continúan, entre apelaciones y ajustes de intereses que van y vienen, la familia no tiene su sentencia firme y hoy desconocen la situación de la causa y denuncian “negociaciones encubiertas”. Esta semana volverán a reunirse con Lorenzetti, esta vez, Cristina irá acompañada por los padres de Daiana Buratti, víctimas del mismo equipo médico y de la “lentitud” judicial. Periodismo Salvaje entrevistó a Cristina Distefano, como continuidad del caso periodístico y para conocer la situación de tan emblemático caso de impunidad.

Pablo Benito – Finalmente, la Justicia falló favorablemente a ustedes luego de 24 años ¿Te trajo alivio?

Cristina DistéfanoMirá Pablo, en principio fue una gran alegría porque en estos años a mi me trataron de loca, me subestimaron y faltaron el respeto a mi familia y sobre todo a Melina. Imaginate, que son 24 años de pelear y pelear, que te digan “señora usted tiene razón”, tiene una importancia enorme para mi familia. Festejamos, lloramos, nos abrazamos… pero luego, otra vez, nos encontramos con la humillación de la Justicia y los abogados, Busser, como representante de Alico Beyersdorf y Scarabelli, interpuso apelaciones, cuestiones jurídicas que hoy nos deja en el mismo lugar, preguntándonos si tendremos que esperar 24 años más y que sigan jugando con nosotros riéndose de lo que hicieron con Melina.

Pablo Benito – Ahora, intervino la Justicia ordinaria, la Corte Suprema provincial, la Corte Suprema Nacional, a vos te recibió el propio Lorenzetti, fallaron a tu favor …¿Qué es lo que pasa?

Cristina DistéfanoPasa que hay mucha plata acá y no sólo por lo que tengan que indemnizarnos a nosotros, sino por el precedente que queda, ellos tendrán que gastar dinero en los cuidados necesarios para una atención médica responsable o mañana pagar por los daños de ese “ahorro”, a esta altura yo creo que la vida y la salud no le importa a nadie, lo miden en lo que les puede dar o quitar de su billetera. Fijate que la Corte nacional, le da un tirón de orejas a la Justicia provincial y tardan dos años en conformar el tribunal y a partir de que vos lo hiciste público a nuestro caso y luego de 24 años, en semanas conseguimos que nos den la razón, pero igual ellos juegan a desgastarnos. A mí me renovó las fuerzas el caso de los chicos Leandro y María. Yo a Melina la tengo, pero ellos perdieron a su niña y hoy tienen que sufrir la misma humillación de que le digan que ellos “no entienden los tiempos de la Justicia”… vos diste a conocer las imágenes y las declaraciones ¿Sabés lo que es para mí saber que la misma responsable de dejar ciega a mi hija, sea la médica responsable de la muerte de Daiana, 24 años después? Yo siento que no hice lo suficiente para que a esa mujer le impidan tocar a un chico más luego de lo que hizo con Melina y no entiendo como hay padres que han vivido lo mismo, en el mismo Sanatorio y con los mismos profesionales, algunos también perdieron sus hijos en situaciones lamentables y eligieron el duelo y el silencio. Si matar, dañar, poner en riesgo la salud de cientos de nenitos, es gratis y nadie lo condena y hasta la Justicia los protege estamos poniendo en riesgo a muchos chicos. Te lo digo por mi experiencia, la impunidad, la indiferencia de los jueces, de los abogados, te quiebra, porque estás sin fuerzas. Lo que pasó con Daiana y conocer a los chicos que están peleando de esa manera por Justicia me da bronca y yo se que tarde o temprano la gente se va a dar cuanta que ni ellos ni yo luchamos sólo por nuestro caso sino para que las cosas cambien.

Pablo Benito – ¿Por qué se van a Buenos Aires, a la Corte nacional? ¿Por qué te parece que allá encontrarán algo que acá no? Es loco que las puertas se abran y los escuchen en la cima de la Justicia nacional y acá los ninguneen…

Cristina DistéfanoPablo, vos sabes cómo es la cosa acá, tanto yo como la familia Buratti, somos humildes, no tenemos apellido ni conocidos con poder, en Santa Fe la cosa funcionan así. La plata está del otro lado, entonces abogados, jueces, médicos no se solidarizan con nosotros. Vos me lo dijiste clarito, es cuestión de plata, intenta irte sin pagar de un sanatorio, llegas a tu casa y tenés hasta el perro embargado, ahora, dejan ciega a una beba por no gastar en un oxímetro o matan a una nena porque una enfermera sin título le pone potasio en el suero y ahí aparecen los “tiempos procesales” ¡aparece la plata!
Pero en Buenos Aires, los apellidos, la plata, las complicidades de Santa Fe no existen, son gente educada como lo es el Dr. Lorenzetti, te atienden, te escuchen y te piden disculpas si se equivocaron y enmiendan el error. No buscan quebrarte o humillarte. Llega un momento en que no confías en nadie, Pablo ¿Qué le puedo ofrecer a un abogado, a un juez, a un médico, más que la posibilidad de hacer lo correcto y salvar vidas poniendo un límite a la corporación médica? Nada. Pero ojo, porque tanto los padres de Daiana como yo tenemos algo que ellos no tienen y es que no nos pueden comprar, ni parar, no nos pueden parar nuestros abogados, ni los jueces ni la humillación de fiscales y jueces. Se metieron con lo único que realmente nos importa, con la salud de nuestros hijos. Hay gente que puede y pudo vivir con eso, yo no y los padres de Daiana tampoco y por eso los admiro, los acompaño y nos vamos a ayudar siempre, yo estaba sóla, ellos también ahora nos tenemos y si las puertas no se abren las vamos a voltear. Vas a ver que a la larga esta lucha la vamos a ganar, le vamos a ganar al poder de la guita, acordate…

Pablo Benito – Creo yo que ya ganaron mucho más de lo que creen…

CristinaVos acordate…

Pablo – Que les vaya bien en Buenos Aires

CristinaGracias Pablo, nos vemos a la vuelta.