NOTA RELACIONADA :  “A horas de consumarse la corrupción TERMINAL”
Pablo Benito – Se supo, finalmente, adonde se dirigía la manipulación administrativa e ilegal del Intendente Korral para entregar con moño la explotación administrativa, comercial y logística de la Terminal de Ómnibus. El gran hermano del candidato, Alejandro Rossi, se presentó – como lo hace en la ciudad de Santa Fe y Córdoba- junto a Romero, de ERSA Urbano para manejar, entre otras cosas, la entrada y salida de vehículos de media y larga distancia de su propia competencia. Así como en 2003, junto a Kiener de la UTA, desangraron a los pequeños y medianos del transporte que poseían entre uno y 5 coches, para quedarse con el monopolio, ya no del servicio de llevar y traer gente, sino con el millonario negocio de los subsidios nacionales al transporte atendiendo de los dos lados del mostrador siendo parte del poder político durante una década.

Fluviales (ERSA) y Recreo SRL, es la inescrupulosa carta bajo la manga que tenía Korral bajo su manga. Parece joda, pero es cierto, tan cierto como que es el propio Rossi quien tiene a su cargo, por decreto, la concesión del Trencito Urbano.
No hay duda que los negociados no son “k” ni “M” y el dinero del Estado con el que se hacen empresarios multimillonarios y políticos influyentes no es ideológico. Simplemente dinero.