#CorrupcionTerminal La caja negra de Rossi – Romero (ERSA- Recreo-Autobuses) de $ 437 millones en subsidios anuales que caen en Santa Fe y financian a Corral 2019. (VER “Unica oferta por Terminal Ómnibus”)

Pablo Benito – Lo habíamos dicho en 2003. Pasaron 15 años para confirmar que Alejandro Rossi, el “Gran Hermano”, era funcionario político de día y se travestía de empresario por la noche. Atendía los dos teléfonos y eso sedujo tanto a políticos como a empresarios.
En su doble apariencia financiaba la política – nacional y popular por cierto- y en su cambio de roles derramaba, a chorros, fondos públicos sobre los empresarios. Hasta que un día, Rossi, decidió asumir lo que era y lo que había sido y dejar el maquillaje de testaferros. El 18 de noviembre del pasado año, dio un paso al frente y dejó a sus “socios políticos” en out side. Pasó a ser, para el fisco, gerente de Recreo S.R.L. y a plena luz del día. Una Sociedad Comercial, adquirida como pantalla a los Alliot (Ver) , pequeños empresarios de Recreo que, desde hace décadas, se encargaba de llevar y traer pasajeros a la ciudad de Capital. En pocos meses pasó a recibir millones de pesos y gasoil como parte del entramado societario creado por los Rossi que con plata del Estado – asegurada por la relación política- se fue metiendo en concesiones del servicio en distintos puntos del país.
Fue Agustín quien se encargó de asumir a su hermano como lo que era y  en calidad de cómo funcionan. En el programa de Mirtha Legrand, Mariana Zuvic, había dicho que “lo estaba investigando por su participación en las empresas del transporte que desviaban subsidios”, en respuesta –y como un verdadero insulto a la inteligencia- Agustín Rossi respondió a la santacruceña aclarando, usando de tribuna el hoy olvidado Parlasur: “mi hermano es el gerente de una empresa que presta servicio en Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Bariloche, Caleta Olivia, Ushuaia, Lomas de Zamora…” (Ver video confesional Agustín Rossi)
Parecía una torpeza, pero sirvió para que Zuvic y sus socios entiendan el mensaje. Y llegó claro porque Marianita fue llamada al silencio. Le debieron aclara  que los socios de los hermanos, eran Corral y Mestre, dos aliados paladar negro de Macri en provincias no gobernadas por Cambiemos. 

Blandiendo la granada, sin el seguro puesto y abrazando socios, los Rossi salieron ilesos de una crisis que amenazaba con llevarlos puestos detrás de De Vido, Ramos, Jaime y Schiavi en la causa por la que Bonadio procesó a los funcionarios por el manejo de subsidios del transporte (VER).
Ocurrió, de pronto, que la necesidad, con su cara de hereje, puso el proyecto de Crossi corralorral Gobernador 2019 en su momento más crítico, con la aparición de un ex conductor de TV, el socialismo hizo una jugada impropia del momento en el que viene demostrando una extraña habilidad como conductor de calesitas chocadoras.
El radicalismo universitario, si pierde en su terruño en Octubre – y más aún si Cambiemos ratifica su performance en la provincia- será deglutido por un PRO que dos veces pasó por la sastrería para probarse la ropa de Gobernador y no concretó por su exceso de sentido del humor. Las dos veces prescindieron del radicalismo que, incluso, era parte de uno de los tercios que lo relegó.
Es cierto que “no todo se compra”, pero hay miles de votos que no entran en la categoría de “inajenables”, por lo que la necesidad de “plata líquida” obligó a Corral a dar el mal paso y fue pescado infraganti en la obscenidad de una concesión pública, promiscua, en favor de un Rossi ya desnudo. Se filtró lo que parecía un acto administrativo íntimo más y se viralizó la imagen Corral (el “anti K” republicano) teniendo negocios con el kirchnerismo santafesino. Una relación carnal que lleva una década “ocultándose, pero a la vista de todos”.
Ahora se le vio la cara.

RELACIONADAS:  La sociedad comercial Korral-Rossi

Cartel del Transporte

Setiembre de 2003. Investigación de quien suscribe con el nacimiento del Cártel que destruyó a pequeños y medianos empresarios del transporte, junto al dirigente de UTA local – hoy secretario del Interior en la UTA nacional. Bajo la ficción de “Empresas autogestionadas -sin persona jurídica”, comenzaron a percibir millonarios subsidios en cuentas de particulares. Esto se inició antes de la llegada del kirchnerismo y tuvo su gran financiamiento con motivo de las inundaciones de 2003 cuando Alejandro Rossi era Secretario de Gobierno de Alvarez.