Por Pablo Benito – Demás está valorar la potencia periodística de #CorralPapers porque se expresa por si sola en su web (VER). Si es pertinente, desde el periodismo, celebrar la creación de un grupo de periodistas que produce una pieza que ningún colega, por sí sólo, podría haber conseguido. Es histórico para el periodismo santafesino y hay que saludarlo, replicarlo y apoyarlo sin pero alguno. Es bueno, es nuevo, es sano en un contexto de blindaje crítico y en el año en que un diario dejó de imprimirse en la ciudad. Es auspicioso en una provincia en que el Estado con su intención de 5RTV no ha logrado enamorar al periodismo y a los periodistas y apenas pudo, hasta el momento, dar salida laboral, salario y obra social a colegas que, hasta ese momento, no lo tenían.
También es positivo que los periodistas muestren la intención de caminar sin tantas plumas hacia un tapaesquema asociativo y sin vedetismos (algo impensado tiempo atrás). No importan reciprocidades pasadas, ni si uno lo hubiese hecho de otra forma. Está hecho, es alto nivel periodístico, es nueva mass-media en su mejor expresión y sube la vara a todos los que estamos en esto.
Aunque seas un defensor acérrimo de la gestión Corral, #CorralPapers es positivo. Porque impone el debate político local, urbano y promueve cuidados que, hasta hace unos meses, el oficialismo – demasiado cómodo en el municipio- había perdido los límites. 6 años después de la investigación, de quien suscribe, sobre Ropa Textil de Trabajo en un encuentro tenso con Alberto Maguid, este me dijo que agradecía nuestro trabajo  y que a partir de eso – y de la situación legal a la que la investigación empujo a UPCN- habían reformulado el tratamiento de los fondos incluso en la Caja de Seguro Mutual. Importa poco si era creíble o no, pero ese fue el verdadero reconocimiento a un trabajo obsesivo y meticuloso de un año. Si colegas y medios tradicionales lo reconocieron poco importaba. La realidad levantó la mano ganadora de David contra Goliat y nos dio la posibilidad de conocer y escuchar al tipo que más sabía de construir poder real y crecer intelectualmente.
#CorralPaper, ciertamente, es un ejercicio de fuerza para el músculo del pensamiento crítico  en una ciudad en que los emprendimientos comunicacionales fueron atrofiados por la pauta oficial al punto de transformarse, los privados, en empleados públicos que no marcan tarjeta.
La repercusión de #CorralPapers es un enorme aportes a un periodismo local eclipsado por el interés público que mira a Buenos Aires y consume nacional. Generar la mirada interna y la crítica local nos acerca a poder aspirar a producciones locales que hablen de nosotros y , por sobre todo, que aporten a la reconstrucción de la identidad santafesina absolutamente disuelta por las superestructuras, ya no nacionales sino porteñas.
También debemos saber que ese desprecio por lo nuestro también puso al borde de la crisis al único diario santafesino que emplea a decenas de colegas y que pudo ser salvado como empresa, lo que no es un dato para nada menor. El Litoral, hoy, con una postura crítica y frontal no dura dos meses. Los primeros que le hundirían la cabeza bajo el agua serían los estados con sus pautas oficiales y lo seguirían las corporaciones de poder real en la ciudad porque ser críticos en la realidad termina, indefectiblemente, atacando al empresariado  corrupto que no son los menos, ni los más débiles.4026301711_18e285214a
Los colegas que sobreviven y la pelean en los grandes medios tienen sus limitaciones y sus autocensuras, como las tenemos todos, incluso los compañeros del consorcio creado para generar #CorralPapers, pero hoy saben que en esta era de lo digital pueden hacerle un “ole” al establismenth y producir de manera creativa y comprometida al margen de sus empleos formales. Hay una corriente subterránea entre cabezas pensantes y críticas que deben empezar a unirse, sea a la luz del día – como en este caso – o en el secretismo de la noche si es necesario.
Desde este humilde espacio, hemos investigado y develado tramas que no fueran tomados por los grandes medios por asunto de intereses y por los colegas independientes por cuestiones de tonterías parecidos a celos o envidias. Pero eso empieza a cambiar. Y por eso #CorralPapers es positivo lo mires desde donde lo mires.
La unión hace a la fuerza como la humildad a las trasformaciones culturales.

Santa Fe no despierta, pero esta expresión colectiva del periodismo hizo sonar el reloj.