Pablo Benito – María Fernanda Baraldo, con el patrocinio de la Dra. Erica Stalker, presentó una denuncia contra la Jueza, Dra. Susana Luna – no así contra los demás integrantes del Tribunal, Dr. Pegassano  y Dr. Silva – por considerar que la magistrada ha ejercido Violencia Institucional en diferentes ocasiones contra la denunciante quien se encuentra en un grado de vulnerabilidad extrema como mujer y como madre de un niño que habría sido ultrajado por su propia familia – abuelos y tío, materno. No obstante, la propia víctima ha sido sometido a destratos inexplicables, que se inician en la inpuntualidad del comienzo de la audiencia que sometió a la madre del chiquito a la espera de casi 3 horas en una sala – conocida como “sala de espera de presos”, en la jerga tribunalicia – sin conocer el motivo del retraso y sin que se le asiste, siquiera, con un vaso de agua.

En la denuncia, Maria Fernanda Baraldo, describe como momento más dramático cuando en medio de discusiones entre defensa, querella, fiscal y juez, la Dra Luna comete imprudencia de gritar “¡Qué quiere ¿Traer al chico a declarar?? Lo que produjo, en la mamá del niño, un shock del que le costó salir a pesar de las explicaciones de sus abogados que intentaron explicarle que había sido un exabrupto de la Jueza y que eso no iba a ocurrir en ningún momento.
Sumado a esto y a la vez que el desorden se apropiaba de la audiencia, María Fernanda, es sometida a un careo con su hermano – el policía acusado de violar a su hijo mediante la coaación de apoyar su pistola reglamentaria en la cabeza del niño – si bien, la denunciante accedió a la medida, no se cumplió aquella que la propia magistrada le había explicado que sucedería. Desde el primer momento, el tío del menor que habría sido ultrajado, presionó a la mujer y la sometió a preguntas e increpándola ante la permisión de la Jueza.
La Dra. Susana Luna, condicionando la audiencia que se desarrollaba, remitió la declaración de la denunciante, Maria Fernanda Baraldo, al Ministerio Público de la Acusación, a pedido del representante de la defensa, Dr. Jauchen, por la presunta comisión del delito de “Falsa Denuncia” en lo que revela un claro caso de prejuzgamiento cuando los hechos se están juzgando, precisamente, en esa misma audiencia. Sin siquiera aproximarse a la sentencia es la propia jueza quien habilita el inicio de una causa, paralela, contra la madre del menor, por “Falsa lo denuncia” lo que, en todo caso, debe contar con la certidumbre de los acusados son inocentes, que los hechos no ocurrieron  – o no fueron probados- por lo que sería viable una denuncia de ese tipo, pero siempre a posteriori de una sentencia.

El escrito, presentado este lunes 6 de noviembre, ante la  Corte Suprema de Justicia, con el patrocinio de la Dr. Stalker puntualiza una serie de puntos en los que la metodología empleada por la Jueza, comprenden una conducta de la magistrada enmarcada , claramente, en un caso de violencia institucional en contravención con lo normado por el Código Procesal Penal de Santa Fe y que viola la 100 REGLAS DE BRASILIA SOBRE ACCESO A LA JUSTICIA DE LASPERSONAS EN CONDICIÓN DE VULNERABILIDAD, de los cuales el Estado Argentino es parte firmante.La totalidad de la presentación es expuesta por Periodismo Salvaje a continuación.

portadaIMG-20171106-WA0001