Pablo Benito – A principios de año revelábamos el negociado previsto en el área de la terminal y que éste tenía nombre, IRSA. El plan de negocios de Corral era embolsar dos pájaros con la misma bala y la salió todo al revés. A esta altura, su socio comercial, Alejandro “Fratacho” Rossi, pretendió quedarse con la explotación de la Terminal para apretar a sus competidores del transporte.  La trampa fue tan evidente que hasta la oposición la entendió y le volteó un proceso licitatorio ilegal, en esa misma maniobra pretendía atar, en un “Máster Plan”, algún tipo de influencia en la decisión del destino de invalorables terrenos en el “área vacante” de la zona de continuidad de Ciudad Puerto.

Se viene otro Parking Alberdi en la Estación de Ómnibus

00el

Desde Buenos Aires. El gobierno de Macri, presuroso por liquidar patrimonio, desconoce al Municipio poniendo a la venta terrenos nacionales sin levantar el tubo y llamar a Corral. La relación preelectoral Nación – Ciudad mutó y se digita desde Buenos Aires

La audacia y temeridad de su intentona, junto al círculo rojo autóctono, terminó –nuevamente- chocando la calesita frontalmente contra un resultado electoral que inutiliza su carrocería para afrontar proyectos a más de dos años.
Por la espalda y sin previo aviso, el gobierno nacional puso en venta los terrenos de otro de sus aliados estratégicos de la ciudad. Nation y Vitacar tendrán que levantar los petates e irse de un lugar privilegiado.

El gerente de Nation, Marcos Valentino, levantó un gigante de manzana y media, en Belgrano y Alem, para realizar el servicio de post venta que deberá desarmar pieza por pieza para dar paso a las torres que el señor Eduardo Elzstain, presidente de CRESUD –IRSA, tiene pensadas para enarbolar en zonas aledañas a los edificios,  AMARRAS, que podrán ser muy lindos pero que es una inversión de riesgo tal que sus participantes no tienen el papelito verde con la escritura que le dé el titulo mobiliario – en 20 años se termina la concesión de CAM y los inmuebles pasarán a ser propiedad  absoluta del Estado provincial. 

Enfrente, el hombre offshore, accionista mayoritario del Banco Hipotecario Nacional, será dueño de invaluables inmuebles, preparados para resistir los sismos recurrentes de la política nacional que oscila entre el “populismo” y el neoliberalismo, década a década.

La caída de Corral en las últimas elecciones-  frente al conductor de Notitrece- no sólo demostró el retiro de la confianza de la masa  sino también del gestor de negocios de la crema santafesina quien lo empieza a ver como un “vende humo”. Con el Puerto en peligro como desarrollo inmobiliario, Benuzzi pala en mano esperando que le devuelvan lo que nunca fue propio en Alem y Necochea, Don Valentino transformado en un okupa luego de su “década ganada” y su socio político y económico, Rossi, viendo que no hay mejor representante de sus intereses que el mismo. Interesado en la ruta Santa Fe – Asunción, en manos de Pulqui SRL, a quien la Secretaría de Control municipal acaba de clausurar en sus oficinas y boleterías en la terminal  por sacar la basura fuera de horario…

Un botón de muestra de lo que sería el propio “empresario” del transporte, con la operación de la Terminal como método de “persuasión”. Algo así como “correr con la vaina” hasta que el veto de su socio se diluya en el recinto del concejo y pueda generar un reflejo judicial contra la ilicitud del proceso.

El ocaso del patriarca que intenta exprimir sus últimos días de roce político nacional al frente de la UCR nacional. Paso con penas sin gloria y con el pecado de haber descuidado aquel axioma que un cuadro político de raza no puede ignorar: “el ojo del amo engorda el ganado”. Sin Sevilla ni la silla, el grupo universitario del radicalismo comienza a desconocer al propio Corral como su conductor.