justiciaPablo Benito –  Los abogados Jauchen y Forte, presentaron en las primeras horas de este miércoles un Habeas Corpus, en favor del abuelo, la abuela y el tío acusados de haber violado a su nieto y sobrino, respectivamente, entre los 5 y los 9 años del pequeño. Esto significa que, dentro del fango judicial y con el “garantismo” de escudo, la Justicia soltaría a la calle a estas tres personas para que puedan cruzarse una y mil veces con el chiquito que describió – con escalofriante detalle- como fue sometido a tormentos de todo tipo por parte de sus familiares que lo tenían – eventualmente- en guarda. 
Recusaciones, inhibiciones y el reconocimiento de la “gravedad institucional” por parte del tribunal de Alzada, fueron el derrotero de este debate judicial que fue suspendido y, cumplido los plazos para que se decida qué Jueces debían continuar el Juicio, se procedió a anular todo lo actuado para tener que comenzar de nuevo dentro de los 60 días.
Con jueces que no deciden para preservarse de ser cuestionados el “Caso Baraldo” es el emergente de un sistema penal santafesino burocratizado a tal punto que termina siendo objeto de los litigios, no los hechos. No las víctimas. No los imputados. “El proceso” ocupa la centralidad de la verdad y se transforma en un juego de ajedrez entre curiales y que, de hecho, deniegan  el acceso a la Justicia de los ciudadanos y desprotege a los más débiles.

Caso Baraldo:Imágenes del naufragio (de la Jueza Luna)

El “Habeas Corpus”, institución jurídica utilizada para proteger los derechos humanos antes los abusos del Estado, en momentos cruciales de la historia argentina, hoy terminan avalando otro abuso del Estado que consiste en la negación del servicio de Justicia.

Esa herramienta por el cual se busca evitar los arrestos y detenciones arbitrarias, es la que será utilizada para que estos tres seres, sobre los que hay una duda razonable como para procesarlos por violar a un niño, al que tenían bajo custodia durante cuatro años. Pueden volver a la calle porque no se ha tenido la voluntad de avanzar en la demostración de los hechos.
Los adultos le fallamos a un niño que dijo, ante la Justicia mediante la utilización de la Cámara Gesell y la asistencia de profesionales de la salud mental, que había sido vejado de las formas más horrendas que pueda el lector imaginar y al que tuvo acceso quien suscribe a partir de lo cual no hay “debido proceso” que borre esas imágenes.

En el día de ayer Ma. Fernanda Baraldo, querellante y  madre de la víctima – de que el chico es víctima, no hay dudas- ratificó la denuncia contra la jueza Susana Luna, ante la Corte Suprema, extendiendo, los alcances de la misma, al pedido de juicio político.
Luna, cuenta con antecedentes opacos en su historial de fallos polémicos. Tanto el caso de Melina Monzón quemada viva frente a su pareja que pasó, apenas, 10 días privado de su libertad – cuestionado su fallo por la Cámara por no haber investigado el caso como Femicidio (VER) , como el caso de Ivan Chuchuy, acusado por 3 homicidios, por los que estuvo prófugo para luego ser detenido encontrándosele 10 kg de cocaína en su poder. Ivan Chuchuy, hoy es dirigente de la UOCRA y  fue preso por la Justicia Federal por la tenencia de estupefacientes para su comercialización y no por los demás delitos por el que fue buscado durante 6 años. (VER)