Pablo Benito para NOTIFE- El viernes pasado y luego de recibir a la familia de Vanesa Castillo y sus abogadas, Claudia Balagué tuvo una extensa reunión – durante casi tres horas- con maestras de Alto Verde, amigas de Vanesa y que forman parte de la comunidad educativa del barrio costero.
En diálogo con Notife, las docentes manifestaron que “nosotros hemos hecho un trabajo de recopilación de pruebas en relación a lo que Vanesa nos venía diciendo  relacionado a la situación que vivió con posterioridad a la denuncia que realizó. Nosotras siempre nos ayudamos entre las compañeras para afrontar algo para la que NO estamos preparadas, porque no es nuestra función, y a la que estamos obligadas a asumir a riesgo de perder nuestro trabajo”, explicaron las mujeres.
“Pusimos en conocimiento de la Ministra lo que está ocurriendo, justo en este momento, en los días posteriores al horror del 15 de febrero y tiene que ver con situaciones de violencia verbal y escrita por parte de algunos directivos hacia los docentes, amenazas de labrarnos actas, apercibimientos si es que no acatamos la orden de seguir como si nada hubiese ocurrido” y agregaron que “nos fuimos muy conformes con lo charlado entre maestras aunque estábamos frente a la ministra que entendió que es lo que nos pasa a diario. Ella se comprometió a revisar el decreto 2288 y a plantear la revisión de la conformación de los equipos socioeducativos creados por acuerdo paritario en 2016”.

Con respecto a Vanesa, las docentes manifestaron que “lo primero que agradecieron a la Ministra es que, con el sólo hecho de recibirlas, no sentimos respaldadas para participar en la investigación del caso, porque nos transmitió el firme compromiso de llegar a la verdad del crimen pero también determinar las responsabilidades. Para nosotras es un alivio saber que contamos con el respaldo del gobierno con quien, si bien diferimos en algunas cuestiones, cuando pasan estas cosas sólo debe interesarnos la verdad y luchar para que un Nunca Más sea mucho más que una expresión de deseo”, culminaron.