El problema no es –ni fue- Pullaro

Del ridículo si se puede volver, asumiéndolo como sociedad.

Pablo Benito – El fracaso de la sociedad santafesina para combatir la criminalidad y la violencia no se puede reducir a un ministro, pero también el Ministro es responsable. Responsable porque el discurso de Seguridad del gobierno progresista no pudo dar el salto y se quedó en presentaciones de móviles policiales, nombramientos de agentes y fotos junto a panes de merca o faso.


No estuvo, la Seguridad, presente en inauguración de hospitales, principios de años lectivos, complejos culturales. El mensaje no bajó, porque no está. Se lo dice, pero no se siente.
Hoy, la policía es “el” problema y no “la” solución a la violencia social generalizada.
¿Perdería votos el gobierno saliente de haber tomado el camino de la concientización bancando la parada de que la violencia, con más violencia, se multiplica?
¿Comunicar que la violencia es estructural, es morbo y ocupa la secciones de más vista, mas oyentes y televidentes, cuando los detalles y la crudeza se describe, o ve, mas detallada-mente, es políticamente incorrecto y enardecería a Duran Barba?


¿Ese es el problema de marketing que tiene el Estado sin política?


Los 12 años del Frente de Progresista, gestionando de la provincia, no se retira del gobierno con la sensación de fracaso por no poder manejar el monopolio de la violencia de la policía. El fracaso fue en salud, en cultura, en deporte, en educación.
Asumirlo, no puede ser un asunto electoral o partidario. Es reconocer la magnitud de la tragedia social del avance del narco crimen y su perspectiva siniestra, a futuro. No hay otra perspectiva que pueda abordarlo, positivamente, si no es con una política de Estado que asuma que debe disputar al narco el territorio, sí, pero sobre todo la ilusión de los jóvenes que gestionen las carencias por el lado del amor, de la solidaridad, del colectivo y la identidad como parte de un pueblo y no con la solución química personal de “sentirse rey” por unos minutos y decidir por la vida de otro, terminando con la propia.

¿Utopía? ¿Ilusión? ¿”zaffaronismo”? ¿Derechos Humanos para los delincuentes? ¿Gasto público?

Ver aquí articulo del mismo autor


Bueno, ahí está la experiencia Medellin (ver) que redujo en una década los índices de homicidios en un 95 % en base a educación, entretenimiento, participación popular en las decisiones comunitarias, deportes estimulados por grandes eventos, infraestructura social y, sobre todo, planificación.
“Matarlos a todos” no puede ser la conducción del discurso social para garantizar la “paz”. Sobre todo, porque el gatillo siempre lo aprietan los mismos sectores de la sociedad.

La tragedia es tal que debemos ampliar y certificar que la sociedad es responsable porque sería, esta, la única manera de hacernos cargos de una calidad de vida que se llena de rejas, ataques de pánico, niños encerrados en sus play, jóvenes planta, padres espantados. Plazas vacías por la siesta. De lo contrario, la locura no tiene límites. Un sector político rezándole al diablo para que la violencia crezca y poder ocupar el lugar en un gobierno y, cuatro años, después el cambio de roles.
Eso no es la política. Es la falta de ella.

Alberto el Templario

Alberto Fernandez no es maquiavélico… És Maquiavelo.

Pablo Benito – Macri quiso llevarse a Fernández, con el al cementerio. Una jugada más perversa que brillante, con un grado de subestimación del otro y sobreestimación de su propia situación que sólo puede ser comprendida desde la desesperación.


Entonces, Alberto Fernández, comenzó a gobernar. No desde su “derecho” a ser reconocido como Presidente, sino desde la responsabilidad de estar próximo a asumir.
En una coyuntura que huele a azufre, el presidente electo, da señales de la impronta de lo que será su gobierno. Desde lo político la mesura es la llave a una primera etapa en que debe ofrecer previsibilidad y hoy la previsibilidad es el sistema democrático y republicano. Mauricio Macri es presidente hasta el 10 de diciembre y es el quien debe garantizar, incluso, la posibilidad de que fuese cierto que el neokirchnerismo – o viejo peronismo- es el cuco de los mercados.
Un Alberto ansioso, reaccionando a la mojada de oreja, es más de lo mismo. Sumar vértigo al vértigo.
Macri se pertrechó de cartuchos de TNT y fue en busca del abrazo “de la unidad” y no picó.
Gobernar, para Alberto, es trabajar para ampliar la voluntad popular, perforando el techo de la mitad más uno de adhesión y para eso tiene que cumplir con una máxima del manual de Sun Tzu: “cuando el enemigo se está equivocando, no lo molestes”.
El silencio de Alberto es la más clara muestra de “tranquilidad” a los mercados.
El radicalismo, que asumió la derrota –quizás porque nunca fue parte de la victoria- recomienda recluirse en los espacios legislativos. Están percibiendo una catástrofe electoral que podría dejar, a la Argentina, sin oposición parlamentaria fuerte. Es que el rejunte que es Cambiemos, muy posiblemente, comience a ser abandonado por los empresarios que jugaron –y ganaron- cuatro años a la política.

Entonces, Alberto Fernández, comenzó a gobernar. No desde su “derecho” a ser reconocido como Presidente, sino desde la responsabilidad de estar próximo a asumir.
En una coyuntura que huele a azufre, el presidente electo, da señales de la impronta de lo que será su gobierno. Desde lo político la mesura es la llave a una primera etapa en que debe ofrecer previsibilidad y hoy la previsibilidad es el sistema democrático y republicano. Mauricio Macri es presidente hasta el 10 de diciembre y es el quien debe garantizar, incluso, la posibilidad de que fuese cierto que el neokirchnerismo – o viejo peronismo- es el cuco de los mercados.
Un Alberto ansioso, reaccionando a la mojada de oreja, es más de lo mismo. Sumar vértigo al vértigo.
Macri se pertrechó de cartuchos de TNT y fue en busca del abrazo “de la unidad” y no picó.
Gobernar, para Alberto, es trabajar para ampliar la voluntad popular, perforando el techo de la mitad más uno de adhesión y para eso tiene que cumplir con una máxima del manual de Sun Tzu: “cuando el enemigo se está equivocando, no lo molestes”.
El silencio de Alberto es la más clara muestra de “tranquilidad” a los mercados.
El radicalismo, que asumió la derrota –quizás porque nunca fue parte de la victoria- recomienda recluirse en los espacios legislativos. Están percibiendo una catástrofe electoral que podría dejar, a la Argentina, sin oposición parlamentaria fuerte. Es que el rejunte que es Cambiemos, muy posiblemente, comience a ser abandonado por los empresarios que jugaron –y ganaron- cuatro años a la política.

Alberto, seguramente, está pergeñando sus visitas al exterior. A Washington, a Pekin, a Moscú, a Berlin o Bruselas. No hay problemas de visa, el tema es quién lo va a recibir y para eso no hay nada mejor que hacer jugar al tiempo su papel. Espera la invitación y, mejor, durante la recta final de la campaña.

Así como el “duhaldismo”, sepultó al menemismo y el kirchnerismo jubiló, tanto al menemismo como al duhaldismo. El “albertismo”, es el recambio de lo anterior.
Para comprenderlo no hay que pensar mucho. Sobra con retrotraerse a un año atrás y recordar en donde estaba el hoy presidente electo. Era conocido por un escrache público en un shopping de CABA. El “insultador” lo acusaba de kirchnerista… él se defendió y asumió su paso por el gobierno en un recorrido por todos los medios. Fue su señal al núcleo duro “k”, la prueba de amor.
El temple de Fernandez está intacto, a estrenar y con una experiencia en la gestión que ningún político argentino pude mostrar.
Alberto Fernandez no es maquiavélico… Es Maquiavelo.

El sopapo electoral de la realidad

Resultado de imagen para jorge asis

Jorge Asis – Y se vino, nomás, el peronazo. Lo merecían.
¿Y qué esperaban? Vivían, pontificaban, sobraban desde un frasco.
Convencidos de la superioridad moral sobre sus adversarios “que se habían robado un PBI”.


Fortalecidos por la sabiduría imbatible de la “big data”. Por la eficiencia inapelable de las segmentaciones.
Se compraron los espejitos brillantes que vendían, hasta agotarlos.
Se dieron la suficiente manija como para creer que de verdad combatían a las mafias, que le ganaban el combate al narcotráfico.


Que por la admirable recepción que tuvo Mauricio, El Ángel Exterminador, en el escenario mundial, se habían integrado.
Nos tenían en cuenta, sonreía
Merkel cuando se fotografiaba con el Ángel y Macron lo invitaba a comer.


Lo probaba el auxilio irresponsable del Fondo Monetario Internacional.


Fue más a un gobierno (que dilapidaba los fondos) que a un país. Al que se ayudaba a enterrar.

El sopapo electoral de la realidad

La realidad acaba de estamparles un sopapo electoral.
Los patrióticos muchachos nucleados en el Colectivo Cambiemos, hoy Juntos por el Cambio, sostuvieron la pausa histórica del Tercer Gobierno Radical, que aún preside Mauricio Macri, El Ángel Exterminador.


Tenían intenciones fundacionales de “dejar al pasado atrás”.
Al contrario, con la insustancial y catastrófica vulgaridad del presente que proponían, lograron que aquel pasado se mitificara.
Que comparativamente fuera un pasado ideal, casi feliz.
Con dignidad moral y calorías, con mejor calidad de vida y con una incierta noción de la equidad.


Con el derecho al esparcimiento y a los viajes, en el marco de una Revolución Imaginaria que aún asusta a los incautos que suponen controlar la ficción de “los mercados”.

«Grieta»: La manipulación mediática

Resultado de imagen para macri cristina meme

Por Ricardo Mascheroni – En los últimos años, los sectores de poder, asociados a la corporación mediática, vienen agitando y militando como un estigma, con prisa y sin pausa, la existencia de una novísima grieta, insalvable para la marcha de la sociedad argentina, por supuesto responsabilizando de ella al gobierno populista y a la perversidad de sus integrantes.

Antaño asustaban a los chicos, con se viene el Cuco, ahora con se viene la grieta.

A los efectos de profundizarla y hacerla infranqueable, pero sobre todo poder manipular las mentes de aquellos que tienen una información parcial de los hechos, se sirven de todos los medios y artilugios que puedan provocar odios, molestias o resquemores en esos sectores.

Según los momentos, han recurrido a IránVenezuela, mapuches de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) entrenados por servicios de inteligencia y organizaciones extremistas extranjeras, Hezbollah en la Triple Frontera, las antipáticas cadenas nacionales, el robo de un presupuesto, la corrupción, las fake news, la muerte de Nisman y las consabidas y fraudulentas causas judiciales armadas por servicios y arrepentidos varios, nunca comprobadas, ni siquiera por jueces serviles al gobierno, poniendo en riesgo el estado de derecho y violando la legalidad.

La lista es interminable y cualquiera puede agregar infinidad de casos que fueron portadas de los grandes medios, los que abandonaron irresponsablemente su deber de informar y se han transformado en operadores al servicio del poder.

Lo que sí es verdad, que en nuestro país siempre ha existido una grieta histórica, que deviene de las miradas y los paradigmas que se tengan como modelo de país y en la forma gestionarlo y de llevarlo adelante.

Partiendo de 1810, año de la búsqueda de autonomía como nación, comienza la lucha por imponer algunas de las visiones en pugna y en consecuencia, se perfila la primigenia grieta.

Durante el período 1810-1816, aquella se expresa entre independentistas y realistas. Lograda la independencia, la grieta renace con fuerza entre 1819 y 1826, época en que se sancionan las constituciones unitarias de dichos años y los sectores en conflicto se alinean en provincianos o federales, contra unitarios o porteños y el país entra en una guerra fratricida, en que ambos bandos se dedican a matarse con fervor durante décadas.

Ni la constitución de 1853 pudo cerrarla, y las disputas se mantuvieron inalterables por las rentas portuarias o aduaneras que enriquecían a Buenos Aires y empobrecían al resto del país, hasta la capitalización de Buenos Aires.

A partir de 1880 y con Julio A. Roca comienza lo que se conoce como la República Conservadora o  Régimen Oligárquico, en que las reyertas sociales y políticas estaban a la orden del día por causa del clientelismo y el fraude electoral, el que se mantiene, revoluciones mediante, hasta  1916, con el triunfo de la Unión Cívica Radical.

Yrigoyen primer presidente por el voto libre y universal, proclama que su gobierno es el de la reparación nacional, sustentado en las premisas de la UCR: la causa de los desposeídos contra el régimen falaz y descreído.

Y nueva grieta, sus enemigos, los conservadores, las clases distinguidas, las empresas extranjeras quieren recuperar lo perdido, arrojar para siempre del gobierno, al partido populista.

La prensa y los oligarcas califican al gobierno de una orgía de malversación y prevaricato y acusan a sus ministros de hacer sucios negocios, sin pruebas serias. “Es la oposición más violenta que la historia argentina ha conocido”, escribiría años después Manuel Gálvez.

En 1930, derrocamiento de Yrigoyen y comienzo de la década infame y el fraude patriótico, sin dejar de mencionar la política pendular de golpes de Estado, que se perpetuó hasta 1976.

Año 1946, renace con fuerza la grieta expresada en Braden o Perón, la que deviene en peronismo y antiperonismo o gorilas y se prolongará durante todo el gobierno hasta el derrocamiento del presidente en 1955 y aún más allá por la proscripción y la persecución de sus partidarios. Se llega a prohibir la sola mención de dicho nombre y sus símbolos.

La grieta es y ha sido parte importante de nuestra historia institucional y política

En tiempos más cercanos, la grieta sufre nuevas denominaciones como: pueblo – antipueblo, liberación o dependencia, democracia o dictadura, kirchnerismo o anti, populismo o república, entre otras, pero independientemente del nombre, la puja de intereses se mantiene inalterable, representando por un lado a las grandes mayorías nacionales y por el otro a los grupos empresarios locales y foráneos, las oligarquías y élites enriquecidas a costa del esfuerzo del país y quienes en su momento impulsaron los golpes de estado.

La grieta es y ha sido parte importante de nuestra historia institucional y política y en estos tiempos electorales se podría denominar Patria o Corporaciones, pero más allá de ello, demuestra saludablemente que la ideología está viva y sigue pesando al momento de la construcción de un modelo de país que contenga a todos sin exclusiones.

Quienes estigmatizan los movimientos nacionales y populares en su camino por mejores condiciones de vida, seguirán agitando fantasmas y grietas para mantener sus privilegios espurios, pero no tengo dudas que la unidad democrática de la mayoría del pueblo argentino sabrá en su momento dar una respuesta contundente y definitiva a todos aquellos que quieren apartar a la Nación de su destino de independencia y soberanía.

____________________________________

*Docente Universitario – Periodista y Escritor

De Humboldt a Panamá

Una de las pocas fotos que hay de Jorge Rottemberg, próximo a ser citado a declarar en la causa "Cristóbal". Otro frente de tormenta lo tiene en Uruguay en el caso "Greenfroze", un escándalo que abordaremos en breve.
Una de las pocas fotos que hay de Jorge Rottemberg, próximo a ser citado a declarar en la causa «Cristóbal». Otro frente de tormenta lo tiene en Uruguay en el caso «Greenfroze», un escándalo que abordaremos en breve.

tapa notife

 Jorge Rottemberg, presidente del Club Sarmiento de Humboldt es el operador de Cristóbal López. Manejó U$s 8 millones para “cerrar” la compra de Petrobras Argentina por parte de INDALO. Tres offshore en la lista de Panamá Papers, dos más en Uruguay y el control de una red societaria como pantalla de las estaciones de servicio OIL. (En próxima entrega, su paso con escándalo y corrupción en Uruguay y las vinculaciones con el mundo mutual santafesino)

Por Pablo Benito para NOTIFE – La vida del ignoto Jorge “el Negro” Rottemberg, bien podría ser guionada para una serie original de Netflix, aunque la propia de ficción carecería de credibilidad de ajustarse fielmente a la realidad. Este inconveniente sólo podría ser subsanado con la presencia de un segundo personaje que haga las veces de clon del principal para narrar la doble vida de este “gringo” simple, referente de un pueblo de 4.800 habitantes, Humboldt (Las Colonias), querido por ser el presidente de su club principal, Sarmiento, y la mutual de la misma entidad [1]. El otro, un oscuro Rottemberg, es conocido nacional e internacionalmente como uno de los operadores políticos y financieros más audaces y temerarios jamás conocido.

“Negro” como el petróleo
Hoy, en el ojo de la tormenta, Jorge Alberto Rottemberg, es apuntado como el “monje negro” de Cristóbal López, no sólo por la Justicia argentina sino también por su par brasilera en la mega investigación judicial denominada “Lava Jato”.
Rottemberg habría sido quien destrabó la compra de Petrobras argentina por intermedio del pago de coimas a funcionarios de la petrolera estatal brasilera por la suma de US$ 10 millones de dólares a través de una ingeniería societaria que incluye cuatro cuentas offshore –una en Londres, una en Uruguay y dos en las Islas Vírgenes.¨

CV -o prontuario- de Rottemberg

La ficción se nutriría del segundo “Negro” para dar fe de lo que el personaje recorrió con apenas 53 años de edad. Además de necesitar dos cuerpos para estar en varios sitios simultáneamente, debería sumar medio siglo de vida extra, dado el recorrido y la fortuna que supo amasar luego de un comienzo errático y a las piñas en su vida política y comercial que, para el caso, siempre fueron de la mano.

En 1985, a sus 32 años, Rottemberg se inició en la política como candidato comunal de su Humboldt natal -con un padrón de menos de 1700 electores. Perdió. Años antes había fracasado, también, como titular de una empresa de venta de autos. Sus propios padres perdieron su única vivienda dado que eran garantes del préstamo tomado por su hijo.
El duro golpe llevó a Rottemberg a la conclusión que las pequeñeces no eran para él. Ni en política ni en dinero.

El pasado que condena
La mancha en su prontuario llegaría en 1994., cuando fue condenado, por la Justicia santafesina –por sentencia del juez Luis Malfante- por un hecho ocurrido en 1993 cuando él hoy operador de Cristóbal López, se presentara en ventanilla del Banco provincial con un cheque falsificado por un valor de U$s 55.000 del Banco Shaw. La grosería no llegó a concentrarse y la figura comprendida fue la de tentativa de estafa y fue penado con un año de prisión condicional. Apenas 3 años después, aquel suceso se interpondría en su ascendente carrera política cuando debió renunciar al puesto de vice Jefe de Gabinete de Carlos Menem en 1997. El entonces senador, Horacio Usandizaga con las sentencias, de primera y segunda instancia en la mano, conseguía que el funcionario fuera destituido en su cargo aunque resistió en su sillón. Era un desconocido para la sociedad pero un “peso pesado” en los negocios de la política de los 90. El había sido quien selló el acuerdo entre Menem y Macri para la privatización del Correo, considerada exitosa por el propio riojano quién, en referencia a Rottemberg, valoró que «hizo un gran servicio al país al conseguir 3000 millones de pesos por la privatización del correo suma mucho mayor que la esperada».

Doble vida
Repartiendo su tiempo entre la inauguración de la temporada de patín artístico, los encuentros de minibasquet y la presentación del equipo infantil de hockey femenino, con sus viajes recurrentes al Caribe pañameño, Rottemberg, se transformó en el ariete más importante del crecimiento exponencial del grupo Indalo, a la vez que extendía su patrimonio con la compra de campos y sociedades comerciales con las más disímiles razones sociales.
El “Negro” con sus andar campechano y su carácter tan irritable como arrogante, comenzó a preparar el territorio para una de las operaciones comerciales  más importantes durante la década ganada protagonizada por privados.  La compra de Petrobras Argentina (ex Perez Companc) por parte de Oil combustibles (Indalo).

El arquitecto de las sombras
En setiembre de 2009, Rottemberg rubricó  un contrato de para intervenir en la compra de activos de la estatal brasileña por parte de Indalo. Simultáneamente a la negociación por la compra de la refinería San Lorenzo y las 360 estaciones de expendio en el país, Rottemberg, por intermedio de Mossack Fonseca, inscribía dos empresas en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes Británicas a su propio nombre (Manorville Investment Corporatión y Helena Holdings Portfolio Ltd.)
Los documentos del ICIJ revelan que entre enero y octubre de 2011, Rottemberg, otorgó un poder ilimitado al contador santafesino, Ariel Serafín Spataro para transferir fondos y crear cuentas po recibía los pagos de Indalo. Spinedi, formó parte del ente regulador de aeropuertos privatizados, por Rottemberg, como operador estelar de los funcionarios del menemato en la parte del negocio que les tocaba – por su condición de tal.

Lava Jato

A mediados de 2013, Joao Augusto Henríquez, un ex funcionario de Petrobras y represente del PMDB – partido al que pertenece el presidente de facto Michel Temer- declaró a la revista Epoca que se habían cobrado U$s 10 millones por la venta de los activos de Petrobras en Argentino al Grupo Indalo.
El “arrepentido” Henríquez, confesó que Rottemberg había triangulado coimas a funcionarios de la estatal petrolera mediante  una firma uruguaya, Millfox.

facturas lope Rottemberg
Facturas voladoras: Algunas de las facturas a OIL -de Cristóbal López- por parte del enjambre de Sociedades Comerciales diseñadas por el humbolense, Jorge Rottemberg. (Fuente: Diario La Nación) 

Expuso, además, un documento donde Millfox hacía una «cesión de derechos de cobro» de U$S 10 millones a Tourinho Dantas del estudio jurídico brasilero «Cedraz &Tourinho Dantas». Henriquez reconoció ser el encargado de recibir el dinero por parte del estudio y lo transferirlos a los jefes de su partido – entre ellos el actual presidente.
Alconada Mon,  publicó los documentos que acreditaban el pago de Indalo a Rottemberg de 2,8 millones de dólares por servicios de intermediación.
Posteriormente, Cristóbal López abonó, también a Rottemberg, otros 6 millones de dólares, por la compra de acciones en una empresa, propiedad del operador de Humboldt, denominada “Vía Cuántica
Enríquez, quien involucró a Rottemberg, se encuentra detenido desde septiembre del 2015, transformándose en un arrepentido estrella que dio inició a otra mega investigación: “el Petrolao”.

Lechones offshore

Rottemberg tuvo, en 2013, su año de gloria y máximo éxito. No sólo por la ejecución final de la compra de Petrobras realizada por Indalo con el fondeo de capitales obtenido de la retención de tributos que luego acordaría pagar en cómodas cuotas, a la AFIP, ateniéndose a una Moratoria con quita, desde la provincia de Santa Fe llegaría una gran noticia para el presidente del Club Sarmiento – el Rottemberg paisano y pueblerino – a instancias del Senador Pirola se sancionaba la ley 13.359 que instituía a Humboldt como sede de la “Fiesta provincial del Lechón” siendo su organizador el propio Club para lo que debería contar con el apoyo económico del Ejecutivo provincial.
Contentos por vía doble, el Rottemberg “Negro” y su par “Blanco”, cerraban un año de ensueño.entramado offshore

Se acerca el final

La intervención judicial de Oil Combustibles, reveló la continuidad de la relación de “asesoría” con Rottemberg hasta el día de hoy. En los últimos meses y posteriormente al concurso, el operador recibió $ 7,2 millones. Al nombre del anfitrión del “Lechón Humbolense” se suma a una lista tan curiosa como onerosa entre los que figuran  Martín Redrado con $ 2,3 , el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, el abogado de CFK, Carlos Beraldi, con 13,4 millones y un orgía de honorarios que dan a suponer una maniobra de vaciamiento de capital por parte de Cristobal López y Fabian de Souza.

Con respecto a los  u$s8,8 millones pagados a Rottemberg, Indalo informó a la intervención  que estos  se pagaron en cuotas, con transferencias que fueron desde el Banco Macro, pasando por la Unión de Bancos Suizos (UBS) en Estados Unidos para depositar el pago, finalmente, en la cuenta 315389 de otra sucursal de ese mismo banco, pero en Alemania. La empresa “desconoce” qué hizo Rottemberg esos montos estrafalarios.
Desde Notife tenemos una idea… Lechones.

[1] –La mutual del Club Sarmiento es una de las más importantes de la región con 2 filiales en Rafaela, 2 en Esperanza y las restantes en Santo Domingo, Nuevo Torino, Emilia y Providencia.

La clase parasitaria

Pablo Makovsky | Cruz del Sur – En 2012, cuando la Comisión Nacional de Valores abrió su archivo, el historiador Bruno Nápoli investigó en particular la relación de la última dictadura con el capital financiero. De allí surgió el libro “La dictadura del capital financiero. El golpe militar corporativo y la trama bursátil” (2015), junto con M. Celeste Perosino y Walter Bosisio. “El libro demuestra –dijo Nápoli– con documentación rigurosamente seleccionada, cómo los sectores concentrados de la economía argentina, durante la dictadura de Jorge Videla, cambiaron el marco legal de nuestro país, imponiendo leyes económicas (algunas aún vigentes, como la Ley de Entidades Financieras) que dieron prioridad a la especulación financiera y a la preeminencia de los bancos por sobre las industrias”.

 El historiador Bruno Nápoli, autor de “La dictadura del capital financiero”, analiza en esta entrevista el rol de una vieja oligarquía ausentista, propia de Argentina, que antes tenía estancias y hoy tiene offshores. Dice: “Cambiemos es más que Macri, es la alianza de la UCR, que no completa un mandato desde 1928, con los conservadores”.

Su mirada de la historia, además de indagar esos cruces con la economía, abunda en lo que cabe en el término biopolítica, como en “En nombre de mayo. El impresente político”, un libro de intervenciones en el que indaga las exclusiones y la violencia ejercida sobre los cuerpos en la conformación de eso que suele llamarse patria.

En esta entrevista, en vísperas de una nueva conmemoración del 24 de marzo, Nápoli analiza la clase parasitaria que se nutre del estado y convirtió sus estancias en empresas offshore.

—Llega un nuevo 24 de Marzo y da la sensación de que la dictadura sigue siendo vista como un enfrentamiento ideológico entre dos facciones, ¿no se pierde de vista la cuestión económica, que tuvo un largo alcance y afectó a todos los argentinos?

—La dictadura de la desaparición de personas afectó primero en términos sociales por el genocidio cometido, es una afectación cotidiana porque el crimen de la desaparición se comete todos los días, es el peor de los crímenes porque acumula el secuestro, la tortura, el asesinato, la desaparición del cuerpo. En términos económicos el objetivo de la desaparición de personas y de la dictadura fue cambiar la forma de pensar de la sociedad, y en parte lo lograron, dolarizando el pensamiento económico, desdoblando esa economía en peso y dólar y, ante todo, estableciendo una legislación enorme, de más de 400 leyes que todavía sobreviven y fueron aprobadas por la dictadura, que regulan todo el sistema financiero, o las inversiones extranjeras, o la policía, o el servicio penitenciario, la ley de menores, es decir, son decenas de leyes que establecieron un cambio de paradigma, un cambio de forma de pensar y que fortalecieron profundamente a los sectores concentrados de poder. Cuando decimos “sectores concentrados”, para que se entienda: son los sectores financieros, que se concentraron –cuando asume la dictadura había 800 entidades financieras; hoy hay 75 u 80, no más que eso: 60 de esas entidades son bancos y una decena son casas de préstamo, financieras–: concentraron el capital en muy pocas manos. Y no es un capital que se redujo, sino que creció, porque cuando se abre la economía a bienes y capitales, es decir a que entren mercaderías y, además que entren dólares sin regulación, eso va a muy pocas manos, a quienes más posibilidades tienen de concentrarlo. Entonces, ahí tenés un poder concentrado. Otros sistemas concentrados son los que dan energía, los empresarios agrupados en sectores corporativos que manejan finalmente todo lo que es el mercado de bienes y capitales. Esa concentración está favorecida por una legislación que les permite hacer muchas cosas casi sin control. O sea que la dictadura tuvo un efecto muy fuerte al dejar una legislación que aún está vigente y sigue habilitando la concentración del poder económico.

—En “La dictadura del capital financiero” se dice incluso que esa legislación permite todo, como si casi no hubiera un marco legal.

—Y sí, la Ley de Entidades Financieras comienza diciendo “Las entidades financieras podrán hacer todo lo que no esté prohibido en esta ley”. Y casi no hay prohibiciones. Por lo tanto es un sistema muy acostumbrado a autorregularse a través de una legislación tan permisiva. Por eso cualquier tipo de control que surja en el sistema financiero genera una reacción muy fuerte de estos espacios de poder concentrado. Acordate lo que significó para estos sectores el cepo cambiario, la restricción de poder comprar y vender dólares libremente. Hoy cualquiera puede ir al banco y retirar 10, 15 millones de dólares, sacarlos del sistema, ponerlo abajo del colchón, lo cual es fuga de capitales, o enviarlos al exterior, que también es fuga. Una economía que permite eso generalmente se desfinancia, porque habilita el capital especulativo por sobre el productivo. Si tenés un millón de dólares y te dan una tasa alta no vas a poner una fábrica, o un negocio, no te vas a poner a producir productos, generar insumos, trabajo; te conviene ponerlo en el sistema especulativo que ganás mucho más en menos tiempo.

—De modo que tienen razón los funcionarios de este gobierno cuando dicen que no hay delito en tener una offshore.

—No, es legal. Lo que pasa es que una offshore puede transformarse en un instrumento de delito. Podés tener una cuenta en un paraíso fiscal si tu país no tienen una regulación que diga que no la podés tener. El punto es que si tenés una offshore lo más probable es que seas evasor, porque por eso se las llaman guaridas fiscales, están por fuera del control de los estados y los estados a nivel mundial, a nivel del PBI mundial, pierden muchísimos puntos porcentuales porque ese dinero está por fuera del sistema, no hay manera de cobrarle. Y a ese dinero hay que cobrarle impuestos, como a cualquier forma de riqueza. Y ¿por qué hay que cobrarle impuesto a la riqueza y los bienes? Porque son producidos, de acuerdo a determinadas leyes, por horas hombre de trabajo en cada país. Ese dinero que los funcionarios argentinos tienen en el exterior lo produjeron acá, haciendo negocios acá. Si hacés una actividad por tu cuenta tenés que pagar monotributo, si no lo pagás la Afip te sanciona con multas muy altas; ahora, si fugás el dinero y lo ponés en guaridas fiscales por fuera de ese control, no hay manera de cobrarte por actividades. No discutimos si son lícitas o no esas actividades, porque también hay que ver eso: de dónde apareció ese dinero, pero eso es otra cuestión. Puede no ser dinero de lavado, lo cual es dudoso, puede ser generado en tu fábrica. Ahora, si lo llevaste a una guarida en el exterior es porque no querés pagar impuestos sobre esa riqueza. Y de algún lado sacaste ese dinero, no lo imprimiste.

—Definiste a Cambiemos como algo más que Macri, ¿cómo es eso?

—Lo que pasa es que Macri es Cambiemos, pero Cambiemos no es sólo Macri. Cambiemos es la alianza entre Propuesta Republicana y la Unión Cívica Radical, eso no hay que olvidarlo nunca. La UCR desde 1928 que no termina un mandato completo, y desde el 30 para acá se han transformado en los principales golpistas y, desde el 55, golpistas y gorilas. Y no lo digo desde el más rancio peronismo, porque peronista no soy. Pero es impresionante ver la actuación de la UCR. Cuando en el 30 dan el golpe y en el 32 hacen una alianza con los conservadores para vía fraude electoral gobernar seis años cada uno –cosa que tampoco terminaron–; en esa alianza en la década del 30 se aliaron a los conservadores y a la más rancia oligarquía para poder gobernar el país en favor de esos oligarcas. Si te fijás la alianza que hizo la UCR con el Pro fue para terminar con el gobierno anterior, peronista, kirchnerista o como quieras llamarlo, y le permitieron a Propuesta Republicana tener presencia en toda la Argentina, tener un aparato electoral en todo el país poder presentarse en todos lados. Entonces no hay que olvidar que la UCR está gobernando junto con el Pro que, de hecho, tiene sólo dos gobernadores: María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, el resto son radicales y la mayoría que queda son peronistas. Entonces, es una alianza muy particular donde un partido centenario le habilita a un equipo de empresarios neo-oligárquicos, financierizados hasta la médula, presentarse a elecciones en todo el país y ganar y el Pro le va a permitir seguramente a la UCR terminar un gobierno completo en 2019 por primera vez en casi 100 años.

—También señalaste que Cambiemos no es exactamente la derecha.

—Hay que pensar que las definiciones de derecha e izquierda son muy complicadas en esta nueva gestión de la política de Cambiemos. Decir que es un gobierno sólo de derecha por el pensamiento de alguno de sus integrantes es un poco limitado. Yo los veo más como representantes de una vieja oligarquía financierizada hasta la médula que repiten un modelo de estancieros ausentistas, esos oligarcas que estaban en la ciudad y sus estancias producían millones por fuera del control estatal. Hoy estos tipos son también propietarios absentistas como esa vieja oligarquía. Pero a las estancias ahora son las offshore: son como estancias que producen millones de dólares por fuera del control estatal, por eso el gobierno las defiende tanto. Acordate que la alianza entre radicales y conservadores en la década del 30 fue la que firmó el pacto Roca-Runciman (1933) que es como el bono a 100 años que firmaron ahora. Era una entrega de recursos para sectores extranjeros y para beneficio de los que lo firmaban. En el pacto Roca-Runciman las estancias recibían todos los beneficios de ese acuerdo con Inglaterra. Hoy el bono a 100 años es para quienes lo compran, que son las offshore de caputo y de algunos funcionarios más. Por otro lado tenés un gobierno que aumentó la planta del estado, cosa que los gobiernos de derecha generalmente no hacen, por eso a este gobierno lo corren tanto por derecha: lo critican porque aumentó el gasto público, el gasto en infraestructura, en asignaciones, amplié los planes sociales, tienen más empleados en la planta estatal que cuando asumieron. Es un equipo que aprendió lo mejor y lo peor de los últimos 40 años para gestionar la cosa pública sin que les estalle en las manos. Definirlo como derecha es limitado, creo que hay que pensar en una fuerza revolucionaria en el sentido moderno, es decir una re-volución, una vuelta a ese pasado glorioso del granero del mundo, de la república, de las instituciones, algo que nunca existió, obviamente, pero el pasado siempre es inventado. Hay mucho de lo grande que fuimos y nos desviamos por culpa del populismo, del peronismo, incluso nos desviamos por el menemismo que fue neoliberal. Estos tipos de liberales no tienen nada, como la dictadura o en la década del 30 se apropian de la gestión del estado, de la cosa pública, para hacer negocios personales y esto está demostrado en todo lo que hacen: Mario Quintana generando una legislación para que se llene de Farmacity la provincia de Buenos Aires, Juan José Aranguren subiendo las tarifas para que sus empresas suban las acciones, Luis Caputo emitiendo deuda para comprarla él y sus amigos. No me caben dudas que son tipos que vienen hacer negocios personales y que aprendieron a gestionar lo público, que no es lo que les pertenece, porque los liberales odian al estado, no quieren la intervención estatal, y este estado no deja de regular tarifas, impuestos, planes sociales, obras de infraestructura para ganar elecciones. Entonces esa caracterización de derecha es un poco limitada porque no nos permite ver el nuevo lenguaje de este proyecto tan viejo en la Argentina que se instala nuevamente y no nos permite producir un lenguaje que le discuta a Cambiemos de una manera más creativa.

—También decías que Cambiemos no “da” un mensaje.

—No porque las gestiones anteriores, tanto del alfonsinismo, el menemismo o el kirchnerismo, incluso de la Alianza en su corta vida, venían como a decir lo que había que hacer desde sus líderes máximos. De hecho dijimos alfonsinismo, kirchnerismo: lo nombramos con esos apellidos. Y Cambiemos no es Macri, no se presenta como el líder que te va a decir lo que tenés que hacer y que te va a convocar a una plaza. No, quiere que lo veas desde tu casa, le habla a los vecinos, al ciudadano, acaricia un poco ese imaginario que ya estaba, el de la competencia, el del miedo, de la inseguridad, todas cosas que ya estaban presentes y logró aunarlas en un discurso aún mucho más amable, que le habla directamente al individuo y no a la masa, no al pueblo, el pueblo es para los populistas por eso a Cambiemos no le hacen mella tantas concentraciones. Creo que tiene el récord de Plazas de Mayo llenas desde que asumió, pero no le preocupan, le interesa que lo vean por televisión, es una corporación política y mediática que aprendió muy bien a manejar los medios de comunicación y, sobre todo, las redes sociales, a explotar el narcisismo de las redes sociales. Cambiemos no da mensajes sino que acaricia el imaginario que ya está y uno se siente como dialogando con Cambiemos porque se siente identificado en la competencia, en el yo tengo por esfuerzo, yo tengo porque me lo gané, el que roban o la hace sin esfuerzo, el que lo quiere de arriba se merece la muerte. Hay personas contrarias a Cambiemos que defienden el gesto que tuvo Cambiemos con el policía Chocobar –que asesinó por la espalda a un ladrón–: eso les pareció bien porque el muchacho murió en su ley. Ese lenguaje ya estaba instalado, no era políticamente correcto y con Cambiemos se va transformando en correcto. Eso es lo más novedoso y no es de un gobierno de derecha o izquierda sino de uno que aprendió a hablarle a los individuos antes que a la mas, le puso nombre a cada individuo y esos individuos reaccionan individualmente, tienen lugar en la casa, en el barrio, entre vecinos, esa zona de confort es la que alimenta Cambiemos.

—Señalaste que Cambiemos reúne a una oligarquía muy Argentina, que no existe en otros países.

—Las oligarquías terratenientes cómo ésta, que dejó las tierras productivas e improductivas en 1880 en muy pocas manos 1008, que son los dueños de la comida, de lo que produce el país, de los recursos minerales y naturales, no existen. No sé, la extensión más larga de Alemania debe tener 70 u 80 hectáreas, lo mismo en Francia, en Italia, en Alemania, en España tampoco, en Inglaterra, mucho menos. Esos estados se cuidaron cuando se formaron de tener una clase parasitaria como la oligarca, que se queda con la tierra y con todo lo que produce. Nosotros vivimos de lo que produce la tierra, estos tipos no la laburan y encima la arriendan, con lo cual cuando comprás la comida pagás lo que costó producirla, la ganancia del productor más lo que sale el alquiler, es como si vendieran todos los meses la tierra y la recuperasen: recuperan el valor de la tierra todos los meses y cuando les va mal le piden ayuda al estado, además de lo que acumulan los sectores que exportan lo que produce la tierra. Pensá que si sos un productor de soja y exportás toda tu producción sin las retenciones, porque nadie te obliga a dejar el 20%, que es lo que te retenían para que el precio no se disparase el doble (sin retenciones el pan se paga precio dólar: libertad de mercado, por eso se duplicaron todos los precios de la comida cuando se sacaron las retenciones), si exportás toda tu producción de soja al exterior y lo cobrás en dólares, con las nuevas disposiciones que estableció Cambiemos podés dejar todos esos dólares en el exterior, no tenés la obligación de por vida de ingresarlos al país, y si los ingresás no tenés la obligación de cambiarlos a pesos. Uno puede preguntar: ¿si no ingreso lo que gané cómo afronto la próxima producción? Con subsidios del estado; ahora con la sequía le están pidiendo de nuevo plata al estado, que seguramente le va a dar subsidios y créditos blandos a tasa cero. Es una clase parasitaria: viven del estado, y la mayor muestra son estos funcionarios de Cambiemos, sobre todo los del Pro, que administran empresas del poder concentrado y tienen todo su dinero afuera generando más dinero sin pagar impuestos, además son evasores.

—Y generan pobreza.

—Sí, la evasión financiera, fiscal, genera pobreza. Porque si producís riqueza pero no se cobran impuestos se genera pobreza. El PBI mundial se ve afectado por los paraísos fiscales, por eso a nivel mundial hay una campaña muy grande de muchos países de empezar a atacar el secreto bancario y los paraísos fiscales, porque se pierde de cobrarle a esos cúmulos de dinero, por eso fue un escándalo mundial, salvo en Argentina, el descubrimiento de todas estas guaridas fiscales. Generan pobreza a partir de no pagar impuestos. Si no pagás impuestos no tenés una vuelta de lo que se invirtió para producir ese dinero. Además genera pobreza porque ingresan 15 mil millones y a la vez se fugan 15 mil millones, porque está permitido comprar dólares y girarlos al exterior en el mismo día sin pagar un peso de impuestos. Esos capitales especulativos te dejan en la pobreza. Y eso se mantiene emitiendo más pesos para cubrir dólares y tomando deuda.

Anotala a María Eugenia

Pablo Benito (Para Notife) – En tiempos en que la “cuestión de género” ocupa la centralidad de lo “políticamente correcto”, la contienda electoral, 2019, parecía renga en relación a la intención administrativa de consagrar la paridad (fifty –fifty) de hombres y mujeres en los puestos legislativos a elegir en las próximas elecciones.

Por el lado del radicalismo universitario, danza Corral, Barletta y mete su calva -curiosa- Nicki Cantard.
Desde “el otro” radicalismo – o más bien «uno» de los otros- lo hacía Pullaro, que parece tener una suela de tatuaje en la nalga izquierda, para lo que debería retirarse con cierta premura del gabinete para hacer de oposición oficialista dentro del FCyS, de cara a una posible constituyente 2018.
Por el PRO fundacional, aparece la figura de Roy Molinas, el bello que no es durmiente. Laspina, que siempre está ahí para lo que «mande servir» y en el peronismo las voces del secreto ya no lo son tal.
Perotti número puesto a la Casa Gris, pero con la tintura amarilla en el bolsillo. Rossi, fiel a su costumbre de cantar “falta envido” con 23, sólo por el gusto a “hacer perder” a su coequiper. Lo que falta en la expectativa creada son precisamente,  mujeres.

«La Bielsa»

Y ahí está su círculo íntimo, preparando el alcohol de quemar. Mojando la mecha y probando la resistencia del papel mallé para lanzar el globo de ensayo. La intención es ver si todavía la «ve» el electorado luego de aquel triunfo fenomenal – encabezando la lista a diputados provinciales- que le diera vida al kirchnerismo santafesino y sustento al acuerdo local con el socialismo. Le costó parte de su vida política, a «la Bielsa» que secundó el último gobierno de Obeid, pero –como en el futbol- al final del torneo se verá si el empate, que obtuvo con su renuncia a la banca, es un punto ganado o dos perdidos.
La trayectoria de María Eugenia Bielsa se mantuvo inmaculada sin una sola mancha en su curriculum,  en medio de tantos prontuariados y procesados. Esto es un punto fuerte de cualquier candidato pero también lo hace impredecible para los políticos profesionales. Más aún para los CEOS burócratas del Partido Justicialista, el peronismo de pedriguee y las inferiores kirchneristas, que esperan saltar del banco – el de suplentes- hacia la cancha.
Cómo arquitecta que es, Bielsa, sabe que sus cimientos son fuertes, las paredes de 45 con hierro reforzado, apuntalan la construcción pero a su proyecto le faltan los detalles. Y para los detalles, aberturas, sanitarios, griferías, etc. Hace falta plata y aparato que es lo que no tiene, si bien cuenta con un hermano aparato y con plata que, para el caso, no es lo mismo porque esto no es fútbol.
Ocurre que Lifschitz, con su pretendida reforma constitucional, hizo del presente año, 2018, un año potencialmente electoral. De prosperar la ley de reforma, habría elecciones de constituyentes y también reparto de golosinas. Sea para acopiar en vías a endulzar el 2019 o una oportunidad para los insaciables que no temen a la diabetes ni  hospedan un sapo en su barriga. Si la reforma sigue su curso habrá dulces, figuritas y cotillón para la política o, mejor dicho, para los políticos.  Cuenta que, por supuesto, pagaremos – como es debido- nosotros. O ustedes, según el viento.

Lo que generó el GeneroConstituciòn machista provincial
Y en esto del género que no es, precisamente, tela para cortar, aparece un dato omitido por aquellas mujeres que se manifiestan feministas. Lo digan o lo callen, siguen acatando el verticalismo patriarcal que reina en sus partidos y espacios políticos.
La Carta Magna provincial, que rige el derecho y la organización de todo el Estado, su redacción y el consenso acordado en 1962 para que se promulgue, cuenta con el 1,2 % de representación femenina entre los constituyentes que levantaron su mano. Desde su forma, hasta su contenido tiene un fuerte contenido sexista que, de por sí, sería motivo suficiente para justificar su modificación.
Olga A. de FOSCHI y Clyde B. de Altieri, constituyente rodeadas de 58 diputados varones. No sabemos sus apellidos, porque aún siendo congresal, había pasado a ser “de” un tal Foschi y «de» un tal Altieri, sus respectivos maridos.

Feminista o femenina, cualquier intervención sobre la estructura jurídica, política y social, que se haga sobre lo establecido, tendrá el aroma y la sensibilidad impresa de la mujer. La corriente general, va  hacia ese mar –irremediablemente-  por lo que es inaudito imaginar la discusión de espacios de poder –formal- sin un fuerte contenido de género.

Por eso es que no delira María Eugenia Bielsa, cuando amaga en su candidatura y lo hace urgente para no llegar tarde al reparto “constituyente”. Lo hace, también, Rodenas, lo puede imaginar Fein y lo podría pretender Ciciliani. Son mujeres, no tienen piso – ni techo- de empatía electoral. Bielsa les podría sacar un cuerpo por el grado de conocimiento que posee como, así también, tener la medalla de haber sido víctima del rossismo kirchnerista y mantener “buena vibra” con CFK. Cierto es también que Cristina -o Cristiana- no es afecta a la pretendida práctica de la sororidad (relación de hermandad y solidaridad entre las mujeres para crear redes de apoyo que empujen cambios sociales, para lograr la igualdad). Prueba de esto es que, a la hora de apoyar a le ex vicegobernadora contra la horda de machos que se le tiró arriba de la caja legislativa, la senadora por Buenos Aires prendió Netflix, clickeó en «House of Cards» y tomó nota de los movimientos de Claire, cada vez que una mujer le hacía sombra.
Es el machismo propio -el que integra al propio feminismo- el principal enemigo de la construcción de poder con perfume de mujer. Podría ser el motor principal de una reforma constitucional de una Carta Magna provincial, insoportablemente misógina que estructura un ordenamiento del Estado que, lógicamente, no se depila las cejas.

Vanesa: Nunca Más

Por Pablo Benito – H, es maestra de una escuela del oeste santafesino. Desde hace un año lucha por una chiquita de 2do. Grado, “N”, con una situación de abandono extrema. La pequeña no posee Documento de Identidad, ni carnet médico. El único papel, que da cuenta de su existencia, es una supuesta partida que certificaría su nacimiento y que se encuentra en paupérrimo estado y hasta manchada con materia fecal. Es lo único que tenía H de N para poder ayudarla.Nunca más

N, la niña, no puede siquiera comunicarse con la maestra ya que no alcanza a pronunciar palabras con claridad, apenas balbucea, tiene la visibilidad reducida. Sufre estrabismo, nunca tratado y oye más bien nada que poco. Su capacidad de compresión es prácticamente nula por lo que su seño, H, lleva un año peleando contra “el sistema”, directivos, funcionarios, etc. Para que pueda ser examinada por docentes de la Escuela Especial 2009, Bernardo Monteagudo, con el fin de recibir un tratamiento acorde si es que se determina necesario. Esta intención lleva un ciclo lectivo sin resolverse por la carencia de DNI y documentaciones reglamentarias de la alumna.
Directivos de la escuela, recomendaron – a H- “tener paciencia” y hasta le sugirieron que sea ella quien tramite el DNI de la chiquita. Algo, que además de inapropiado, sería ilegal. Propuso que sea vinculada al gabinete socioeducativo pero los directivos, una y otra vez, decidieron que debía ser resuelto “entre nosotros”.
El lunes 19 de marzo, H insiste – por intermedio de una hermana, también menor- la necesidad de dialogar con la madre por enésima vez.
El miércoles 21, la madre de la niña se presenta a la salida de la escuela y comienza a insultar a la maestra. Cuando esta le pide pasar a la dirección, para dialogar sobre la documentación necesaria para dar intervención en la escuela especial, es tomada violentamente del brazo y amenazada de muerte insistentemente.

 “Yo a vos te voy a matar, te voy a matar”.

A partir de esa situación límite, y el terror que causa la situación en la trabajadora, H, maestra de primaria, comienza el peregrinar solitario ante la indiferencia de los directivos que minimizan la situación y hasta le proponen a H “dibujar” una licencia psiquiátrica para zafar unos días, hasta que todo se calme.
No se puede dar certificado psiquiátrico a las únicas personas cuerdas y sensibles de este sistema enfermo y patológico de perversos y encubridores.
Los ojos clavados en la maestra, acompañados por una advertencia que parecía ser la certificación de lo que sucedería, no dejaron tranquila a H.
Lo ocurrido, con Vanesa, significó un límite transgredido que las docentes saben que podía haber sucedido a cualquiera de ellas. La inseguridad de ellas  creció con la parsimonia, con la que representantes de maestros, Educación y Seguridad provincial, intentaron disfrazar el asesinato como “robo seguido de muerte”. Esto fue visto como la entrega de las “seños”, que se paran –día a día-  entre el pizarrón y los chiquitos, a una situación que muchas de ellas interpretan como de “vida o muerte”.  Y razones tienen de sobra.
En el día de la fecha, sólo cuenta con la solidaridad y acompañamiento de un grupo de maestras que se han organizado para sobrevivir a la impunidad pos- Vanesa.
Como parte de esa pequeña organización de voluntades que con urgencia y los límites del caso, se conformó en la desesperación, Periodismo Salvaje, toma la responsabilidad de visibilizar y denunciar lo que viven los guardapolvos blancos “allá abajo, abajo” adonde la mirada de los burócratas no llega porque los tapa el escritorio.
NO ESTÁN SOLAS AUNQUE ASÍ LAS DEJEN LOS QUE DEBERÍAN CUIDARLAS.

Esperamos que el lunes la situación de H se resuelva y se dé curso a su pedido como primera medida y desde ya nos ponemos a disposición de las autoridades para intermediar con la víctima. Haremos todo lo que nos indique este grupo de maestras que “bailan solas” con el sólo fin de preservar  a las seños, la última esperanza que nos queda frente a la desintegración social y cultural que gestaron -mantienen y esconden – “los nos representantes del pueblo  de la Nación Argentina”

De la Forestal a la Soja (PARTE I)

Pablo Benito para Notife – Se han sucedidos modelos productivos en nuestro país que se agotan a un par décadas. “Escupir para arriba”, en materia ambiental, es despreciar un futuro cada vez más cercano.
La historia también es transgénica10278-0

El Nunca Más, con respecto a la violencia política y la violación de los derechos humanos, está siendo reducido a una expresión de deseo que se acerca, con los años, al delirio y la impotencia. La utopía, hoy, sería convencerse que algo bueno puede salir de modelos productivos que plantean la explotación irracional de recursos no renovables hasta agotarlos sin siquiera mirar algunas décadas adelante.
El ser humano, consecuente con su capacidad de tropezar, varias veces, con la misma piedra – a la que echará la culpa de su caída- repite la historia como tragedia, bajo la ansiedad de consumir rápidamente lo que está a su alcance en el ciclo biológico en el que su vida se agota.
El tiempo se reduce al nacimiento y la muerte personal… el resto que reviente.
El impacto del monocultivo, con su creciente deforestación y stress del suelo de las tierras más fértiles del mundo, no preocupa ni a dirigentes ni a dirigidos, transformando la protesta ecológica en un slogan más tan vacío como antiestético. “Lleve su bolsita al supermercado y duerma tranquilo”.  La ignorancia es el vértice de ese círculo de confort que sólo se ve interrumpido cuando una catástrofe natural – cultural y civilizada en realidad- toca a la puerta de uno cuando ya es demasiado tarde.

La historia repetida

Los ciclos financieros propuestos por este sistema en que predomina el capital, se repiten – desde el centro a la periferia- como un cuentito infantil que escuchamos con la absurda esperanza de que el final sea otra alguna vez. No somos niños pero el final del cuento no cambia porque está escrito, desde el principio hasta el final.

UNA LIBRA DE CARNE

Shylock es a Antonio lo que es Argentina a los prestamistas internacionales. De la libra de carne, a millones de hectáreas para saldar deudas

shylock

Quizá esa sea la razón por la que, cuando los países subdesarrollados deciden vivir con lo propio y tener más de eso propio, quedamos “afuera” del mundo.
Nuestro rico país se endeudo varias veces y tuvo que entregar, en pago, más que una libra de carne. Concedió su territorio con todo lo que lo habita –incluidos los argentinos.

La Forestal

The Forestal Land, Timber and Railways Company Limited, es la empresa Inglesa- con capitales también franceses y alemanes, que comenzó en 1872 a quedarse con 2 millones de hectáreas – media provincia de Tucumán- en el momento mismo que tomó un empréstito a la financiera Murrieta con sede en Londres.
El crédito concedido a la Argentina para uso de la provincia de Santa Fe, fue el capital inicial de la banca privada, representada por la empresa estatal Banco Provincial.
Las treinta y siete cajas de hierro que partieron del puerto de Liverpool, el 10 de marzo de 1874, embarcadas en el buque «Gassendi», tenían como destino a Santa Fe.  Traían 180.187 libras esterlinas que significaban el total de un empréstito celebrado por la firma londinense Murrieta & Compañía.
El capital trasnacional que siempre tiene un problema para cada solución, propuso saldar el pago de la deuda a la manera descrita por Shakespeare. Con una libra de carne – para el caso, dos millones de hectáreas- quedaban a mano. Como la realidad siempre supera a la ficción. Lo que no pudo hacer el Mercader de Venecia porque en el contrato sólo figuraba una libra de carne- mas no sangre que iba a ser derramada al producirse la escisión- si lo pudieron “comerciar” los representantes del Estado y los capitalistas ingleses – cuyo representante, Lucas González, era el mismo a un lado y otro del mostrador –casi como Luis Caputo, pero sin Paradise Paper de por medio. En este caso si hubo sangre además de entregar el cuerpo de un país, que es ese territorio, pero esa es otra historia de modelos productiva que sustentan una economía pero que hasta a miles de kilómetros de distancia de donde se extraen los recursos.

La devastación natural

Así como la ciencia a principios de milenio, encontró en la semilla transgénica, la forma de multiplicar exponencialmente la producción y extracción de soja a bajísimo precio, a mediados del siglo IX, en una feria de ciencias en Barcelona, un par de biólogos demostraron su experimento por la que se podía producir cuero de la piel de la vaca curtiendo el mismo con la utilización del tanino. Elemento que se venía extrayendo de la corteza de distintas especies arbóreas de Europa y que había encontrado una variante revolucionaria en el quebracho colorado, oriundo del centro de Sud América. El proceso de curtido del cuero que, hasta el momento, llevaba 6 meses en su producción podía reducirse a 1 mes con la utilización del tanino extraído del Quebracho Colorado que – por lo demás- aseguraba un tinte al cuero de notable calidad.

 La explotación llegó hasta la zona de El Impenetrable chaqueño. La empresa exportaba postes y durmientes para el ferrocarril, rollizos y, esencialmente, tanino.

Estado dentro de un Estadoforestal15

La Forestal resultó ser un gran negocio para sus múltiples dueños que contaba con ferrocarriles, puertos propios y pagaban a sus vapuleados trabajadores con vales que éstos a su vez debían de canjear en los almacenes de la mismísima empresa. El caso alegórico fue de Aniceto Barrientos de Villa Ana (Santa Fe) que, durante su vida de asalariado en la empresa, fue contabilizando cuántas veces recibía el mismo vale con el mismo número y llevando la anotación en un cuaderno registró 137 veces. La Forestal además tenía una fuerza propia de represión, la «gendarmería volante», financiada por la propia empresa y armada y uniformada por el gobierno provincial del gobernador Enrique Mosca quien sería luego candidato a vicepresidente por la Unión Democrática en 1945.

El final de la empresa

La firma se retiró del país en el año 1966 debido a la brusca caída de los aranceles internacionales de la madera y el tanino reemplazado por nuevos productos.
La Forestal dejó graves consecuencias económicas, ecológicas, y humanas. La acentuación de la tala del quebracho para la ganancia capitalista agotó ese recurso natural, en lo humano y económico el 95% de sus trabajadores no pudieron jubilarse, muchos perdieron sus hogares, las industrialización fue destruida y los pueblos se empobrecieron y su gente alimentó los suburbios de las grandes ciudades creando villas miserias.

 

VER PARTE II

Ellas bailan solas y les toca con el más feo

Pablo Benito para Notife – Mientras esta nota se escribe se escucha el eco de un estallido social que no tiene características de saqueo ni de manifestaciones con sectores populares pidiendo “que se vayan todos”. Sí es un “todos contra todos” que, al contrario de lo que sucede con la economía, sí derrama su violencia.

“La vida no vale nada
Cuando otros se están matando
Y yo sigo aquí cantando
Cual si no pasara nada”. Pablo Milanés.

 «Muchos monstruos, como Cano, acechan inocentes todo el tiempo… La ausencia de Justicia para los justos, los que cumplimos con las normas y somos abandonados al antojo de estas bestias», escrito por alguien que amaba profundamente a Vanesa y quiso, por este medio, expresarse así.

El epicentro de la explosión está geográficamente ubicado en la periferia de la ciudad de Santa Fe y Rosario y socialmente en la base de los sectores  más vulnerables. Cuando esa violencia cruza la frontera hacia el centro urbano y toma la clase media alta, se encienden algunas alarmas, aunque la anestesia de la capacidad de asombro, que vacunó a la sociedad, prefiera “hacer que no ve” en un “no sabe /no contesta” propio de una dictadura aunque, parecería, sin un dictador.

El límite

“El asesinato de mi hermana fue un mensaje”,  dijo Silvia Castillo en relación a las 13 puñaladas que se llevaron la vida de Vanesa a cargo de este monstruo cuyo apellido es Cano.
Y el mensaje llegó a los agentes del estado que, a diario, se enfrentan con situaciones de violencia, que conocen los secretos subterráneos de los barrios en donde mandan los más psicópatas y que fueron puestos entre la espada y la pared. Si denuncian están en peligro en su trabajo, si se callan pueden perder su trabajo. Del otro lado, como receptor, está el Estado a quien se le comunica que ha perdido el control. Si antes podía intervenir en la comunidad y evitar algún conflicto, lo peor de esa comunidad le dice “hacemos lo que queremos, cuando queremos y como queremos”.
El límite fue asesinar a una maestra, con su guardapolvo puesto, en su trabajo de día y sin que al asesino le importe – siquiera- ir preso de por vida.  No era cualquier maestra sino una joven que se había cargado a una niña de 12 años en su corazón. La nenita estaba embarazada y la buscó a ella, su última esperanza de amor, para decirle que tenía miedo. Que ya no le venía la regla. Que la violaban. Que era por la noche. O de día. Y que era un familiar el que lo hacía.
Vanesa actuó como mujer, valiente, madre, sensible. No esperó y fue en busca de la madre de la chiquita y se encontró con otra víctima ya transformada en victimario.
Para cubrir las faltas de su hija y los dolores, había presentado un certificado del dispensario. Un profesional había dado fe que la chiquita sufría de problemas de columna.
La panza era visible para todos, menos para sus maestras.
Vanesa comunicó lo que la niña le había confesado, pero había cometido un “terrible” error. Se había dejado llevar por su ser de mujer y había ido a enfrentar a la madre de la embarazada sin activar el protocolo, cual si fuese un botón rojo si no sonaba en el despacho de las autoridades jerarquizadas. No fue un error de Vanesa, siquiera administrativo, fue la posibilidad que tenía la burocracia de lavarse las manos.

Sola
Vanesa tuvo que labrar un acta, ir como testigo a la policía y fiscalía y quedar absolutamente expuestas ante quien denunciaba.
La investigación vertiginosa de los fiscales culminó con una Cámara Gesell y la prisión preventiva de EDVE, como presunto violador de quien era su hermastro.
Se sentaron alrededor de una mesa y acordaron la pena – una condena importante- en un juicio abreviado.
La niña y su panza que hoy ya es un bebé, volvieron al mismo lugar en donde el presunto violador había querido -y podido- ultrajar a la chiquita de 12 años. La violó una vez y otra vez, y otra vez. Pero la chiquita, en su relato a Vanesa, no sabía que eso tenía un nombre “no sé si me violó”. Claro, era lo único que conocía con respecto a su sexualidad. Aún no había despertado su pubertad y ya una bestia se abalanzaba sobre ella cotidianamente.
Y Vanesa, “esa maestra”, había venido a decirle a esos hombres –que se multiplican por miles en barrios en donde “Ni una menos” recién entra como concepto o grito femenino- que no se viola, no se ultraja, no se tiene título de propiedad sobre las mujeres por el sólo de haber nacido “hembra”.

El mensaje
¿Quién era Vanesa “esa mujer” para venir a decirles justo a ellos, los perversos del barrio lo que debían o no hacer con las chicas de su familia”. A ellos, que son de armas tomar y gente matar?
A ellos ninguna “mina” les dice lo que puede o no hacer.
¿Quién era Vanesa para denunciarlos y que terminen presos por lo que ellos siempre hicieron, y vieron hacer a sus padres y sus abuelos?
Eso no podía quedar así y no quedó así.
El “brazo ejecutor”, trece veces le recordó a Vanesa y a todas las “que se hacen las valientes sólo porque tiene estudios”, quien manda en Alto Verde.
Eso fue así, Vanesa –  tal como lo dijo su hermana- fue un mensaje y lo dijo quien la amaba y ama pero lo saben todos. Sus compañeras, vecinos, las fuerzas de seguridad, los asistentes sociales, los directivos de la escuela, los fiscales, los supervisores, los representantes gremiales.

La detección del abuso de Vanesa que terminó con un preso por violación.
La detección del abuso de Vanesa que terminó con un preso por violación.

El silencio de los responsables
Lo saben, lo sabemos pero el miedo hace sacar cálculos erróneos. Vanesa ya no está, ya fue. Quedan muchas maestras y lo más claro es que también hay puestos, sillones, cargos que defender. No la podemos traer a la vida pero podemos salvar nuestra. Callemos.
Quien sabe rezar que lo haga, pida a Dios no ser la próxima víctima.
Cuando hay impunidad, terror y ausencia del Estado es mejor dejar que la sangre escurra o se seque.
Juan Ramón Cano es el culpable -tanto como los “hombres” de la familia denunciada por Vanesa. Responsable es el propio sistema y las personas, con distintos grados de participación u omisión, que cerraron filas sin vergüenza -ni conciencia- para defenderse de un hecho objetivo y probado. Dejaron sola a Vanesa Castillo y dejan solas al eslabón más vulnerable del sistema educativo.
Los niños y las maestras se encuentran librados a la buena del diablo.
Los adultos que abusan de los niños y el Estado que abusa de sus maestras poniéndolas en la primera línea de fuego siempre salen airosos, el silencio y la indiferencia del resto de la sociedad les hace ese favor.
Cierto es que no hay vidas de “distinta calidad” no obstante la saña contra el guardapolvo blanco es un límite que los psicópatas traspasaron y no se está dimensionando el mensaje de esa transgresión significa para los códigos morales, no escritos, de la cultura y la cotidianeidad.
El crimen de Vanesa está siendo investigado por los mismos que la dejaron sola. El sistema no sólo falló para el bien sino que ahora actúa para encubrir el mal causado.

Esa es la segunda muerte de Vanesa.